Xiomara Feliberty Casiano.
💬 0

Evaluación

Recientemente el Departamento de Educación comunicó la intención de crear una nueva rúbrica para evaluar a la clase magisterial. Me pregunto si la propuesta incluye rediseñar el sistema de evaluación de la maquinaria supervisora.

Como maestra, y orgullosa hija de maestra, entiendo la necesidad de un instrumento que valore nuestro esfuerzo y permita nuestro crecimiento profesional. Sin embargo, no puedo descartar el lado humano y manipulable de los procesos de evaluación. Si no se efectúan en una base de poder dual se prestan para que el lado subjetivo prevalezca.

Seré más específica, el magisterio debe poder confiar tanto en el instrumento de evaluación, como en el organismo evaluador. Para esto es necesario que el proceso incluya y fomente el diálogo objetivo entre ambas partes. Es importante que se requiera a los evaluadores un juicio valorativo basado en la evidencia, pero esto no es suficiente. El lado humano manipula, escoge y decide cuándo observar y qué priorizar. El lado humano y manipulable del proceso se minimiza cuando la alta jerarquía requiere justificaciones hasta por el más mínimo detalle de cómo y cuándo se evalúa al profesor.

Entiendo que una evaluación anónima del magisterio al proceso de evaluación y a evaluadores podría hacer el proceso más equitativo; sobre todo para minimizar los casos de evaluaciones negativas sin ejemplos específicos de mejoramiento.

Por último, para que el proceso sea confiable y culturalmente comprensible debe permitir que la maquinaria supervisora sea capaz de modelar, o servir de ejemplo, para el magisterio en todas las categorías de evaluación. Un evaluador debe ser considerado como un líder, un “coach” o agente movilizador, con pleno conocimiento no solo de la materia que evalúa pero también de la teoría y la práctica de la pedagogía diaria. De lo contrario, el proceso será una herramienta para la frustración personal y profesional de los maestros, y, por ende, repercutirá en el bajo aprovechamiento académico de todos los estudiantes del sistema de enseñanza.

Otras columnas de Xiomara Feliberty Casiano.

jueves, 6 de septiembre de 2018

La historia de un monumento

Xiomara Feliberty Casiano comenta sobre la tendencia política de plasmar en piedra los símbolos del poder y cuestiona qué materiales se usarían para plasmar la crisis o la miseria

jueves, 2 de agosto de 2018

El juego de la sillita

La maestra Xiomara Feliberty Casiano relata el absurdo de una oficina de trámites del Departamento de Educación

viernes, 6 de julio de 2018

Temporada de flamboyanes

Xiomara Feliberty narra la vivencia de una familia boricua que se reúne tras el paso del huracán María. Llegan hijos y nietos que no vivieron el ciclón y cuyas conductas distan de los patriarcas, que decidieron celebrar Navidad ahora, cuando florecen los flamboyanes

💬Ver 0 comentarios