Jorge Farinacci Fernós

Tribuna Invitada

Por Jorge Farinacci Fernós
💬 0

Exigir lo más, pagar lo menos

Se debate en Puerto Rico un posible aumento al salario mínimo, particularmente en la empresa privada. Ya era hora. Mientras los patronos exigen el máximo a sus trabajadores, sólo están dispuestos a pagar el mínimo. Aumentar el salario mínimo beneficiará a la economía y la clase trabajadora

Primero, por demasiado tiempo el salario mínimo ha sido el establecido por el gobierno federal. Incluso, en aquellas áreas donde el mínimo federal no aplica, la ley puertorriqueña permite un salario mínimo inferior a este.

Como el mismo concepto señala, la ley federal establece un salario mínimo. Nada impide que Puerto Rico, e incluso sus municipios, adopten salarios mínimos por encima al federal. Al presente 29 estados, más el Distrito de Columbia, tienen un salario mínimo estatal superior. Por ejemplo, California y Nueva York aprobaron leyes que establecen un salario mínimo de $15 la hora. Es falso que quien único puede subir el salario mínimo aquí es el Congreso. El poder está en nuestras manos. Pero, ocurre que nuestro liderato político, aliado de los intereses patronales, se resiste.

Segundo, cuando se aumenta el salario mínimo, aumenta la actividad económica. Cuando un obrero gana más, tiene más para gastar. Ello es vital en una economía de consumo como la nuestra. También, cuando se sube el salario mínimo, los demás trabajadores tienden a ver un aumento en sus respectivos salarios. Se trata de un efecto multiplicador.

Tercero, la Sección 16 de la Carta de Derechos de nuestra Constitución reconoce el derecho a “un salario mínimo razonable”. ¿Es razonable un salario mínimo que empobrece a los trabajadores? ¿Es razonable, como plantea PROMESA y el senador Marco Rubio, que los jóvenes ganen $4.25 la hora? Incluso, si el Congreso nunca vuelve a subir el salario mínimo federal, la Constitución de Puerto Rico exige que nuestro gobierno adopte leyes para aumentarlo. Nadie que trabaje a tiempo completo debe vivir debajo del nivel de pobreza. Eso es irrazonable y, por tanto, inconstitucional. Es hora de que la riqueza se comparta con quien la produce. Aumentando el salario mínimo ganamos todos y todas.

Otras columnas de Jorge Farinacci Fernós

miércoles, 10 de octubre de 2018

Un mundo al revés

El abogado Jorge Farinacci reflexiona sobre los gérmenes de una crisis en la que prima el odio en vez de la inclusión y el individualismo antes que la comunidad

martes, 28 de agosto de 2018

El extremismo de centro en el debate relevante

El licenciado Jorge Farinacci sugiere cautela con las posiciones de centro al debatir y proponer alternativas en asuntos políticos, económicos, sociales o culturales

💬Ver 0 comentarios