Manuel G. Avilés Santiago
💬 0

Exilio digital

Mi tecno-idilio es real: no puedo borrar mi perfil de Facebook. Ante las noticias de que la red social más famosa del mundo ha tenido serias fallas en sus garantías de privacidad, son muchas las personas que han decidido abrazar el #DeleteFacebook y desaparecer de la faz digital. Sin embargo, mi hora no ha llegado. Mi relación con la red social no me lo permite.

Cuando oficialicé la mudanza de MySpace a Facebook en 2006, el proceso fue doloroso. Para quienes no recuerden, antes que Facebook se popularizara, MySpace fue el punto de encuentro digital de preferencia. Y la verdad es que MySpace tenía su encanto. Su diseño juguetón te permitía personalizarlo con música e imágenes, e incluso, asignar rangos a tus amigos. Cómo olvidar la extraña sensación cuando tus amigos te removían del top 5.

No obstante, Facebook logró seducirnos con un diseño simplón, ideado en las frías aulas de la universidad de Harvard, y con promesas de seguridad. Promesas que no han logrado cumplir ya que la red ha sido acusada de vender información privada de sus usuarios, y se cree que hackers rusos la utilizaron para propagar noticias falsas que nos dejó como legado a Donald Trump.

¿Cómo abandonar Facebook tras sobrevivir las masacres digitales de amistades que anunciaban "voy a eliminar de mi lista a todo aquel que no compone nada"? ¿Cómo borrar mi perfil luego de salir sin rasguño de los acalorados debates políticos de tres elecciones? ¿Cómo prescindir de la red que me permitió vivir el antes, durante y después de María?

Para los diasporriqueños, Facebook se ha convertido en la patria digital: el terruño virtual construido con fotos, vídeos, enlaces y memes compartidos. A través de Facebook, he visto crecer a mis sobrinos y sobrinas, he sido bendecido por las cadenas de oración que comparte mi madre y hasta celebré, desde la distancia, los 97 años de mi abuela en Moca. En fin, debo admitirlo, no estoy listo para el exilio digital.

Otras columnas de Manuel G. Avilés Santiago

martes, 17 de julio de 2018

¡Ese bendito celular!

El profesor Manuel G. Avilés Santiago explica cómo el celular se ha convertido en un instrumento revelador de atropellos

martes, 19 de junio de 2018

Vacío para los niños

El profesor Manuel Avilés Santiago expone la importancia de programación de televisión local dirigida a los niños como factor crucial para su desarrollo. Plantea que la ausencia de estas producciones genera un vaciamiento en la imaginación sociocultural

martes, 15 de mayo de 2018

Mayoketchup

Manuel Avilés Santiago comenta sobre la cocina puertorriqueña a través de las propuestas de una humilde yaucana, Viña Hernández García, quien presenta de forma singular el sabor boricua en Facebook

💬Ver 0 comentarios