El Nuevo Día

El Nuevo Día

Por El Nuevo Día
💬 0

Fábrica

Desde pequeñas entrenan, se arreglan, aprenden y sueñan. Independientemente de su coeficiente intelectual, que no siempre es tan limitado como la mayoría piensa, todas sus quimeras van atadas al físico, a la simetría de una cara que recibe ayudas y desayudas de la genética y a un sinnúmero de variables que van desde la manera específica de enseñar los dientes, aun en obvia ausencia de humor, a la forma en que reinventan el poner un pie delante del otro. Son carne de juicio y viven para una gloria casi imposible de alcanzar. Son, en buen castellano, nuestras “mises”.

Las “mises” que llegan lejos son diosas terrenales que llenan el pecho de orgullo patrio y ponen, como dicen por ahí, el nombre de Puerto Rico en alto. Por desgracia, también son las menos. Detrás de cada “miss” memorable hay una larga línea de casi ganadoras que quedan en el olvido.

Y para aquéllas que logran el sueño, luego está el asunto de la vida después de la gloria. Ahí habitan las pesadillas de carreras que dan lástima, los matrimonios mal llevados, los tristes y desesperados intentos de retener un ápice de relevancia, los intentos fallidos de ser cantante, actriz o animadora.

La triste realidad es que los concursos de belleza cada vez parecen ser más una fábrica de muñecas caducas. Ser “miss algo” hoy es sólo útil para la que se lleva la corona, y eso sólo si sabe buscarse la vida con lo poco que la corona le deja una vez la entrega. El resto es un triste ejército de guapas delgadas (vamos, al menos en teoría) que tiene que enterrar el sueño muerto y buscarse la vida en una realidad en la que caminar y sonreír no valen para nada en un curriculum vitae.

A lo mejor es hora de dejar a un lado los concursos de belleza. A lo mejor son tan inservibles como una silla con dos patas. O no. A lo peor estoy agrio porque estudié frenología.

Otras columnas de El Nuevo Día

sábado, 23 de septiembre de 2017

Vamos a forjar unidos un país inquebrantable

Setenta y dos horas después del paso del huracán María por Puerto Rico, el país encara un largo proceso de recuperación. Esto requiere, de todos, permitirle espacio al gobierno y aportar calma y disposición para tomar las acciones particulares que ayuden a aliviar las dificultades de familias y comunidades.

viernes, 22 de septiembre de 2017

En lucha solidaria por la recuperación del país

Después que la fuerza destructiva del huracán María cruzó la isla de un lado a otro, Puerto Rico continúa en una etapa de emergencia que demanda solidaridad y ayuda ciudadana para facilitar las esenciales labores de rescate y recuperación.

miércoles, 20 de septiembre de 2017

Tenemos que construir un Puerto Rico sólido

Ante la amenaza de que el huracán María, de intensidad catastrófica, destruya buena parte de la infraestructura de Puerto Rico, una pregunta debe ser el filtro al evaluar los daños que deje el temporal: cómo podemos evitar que el país colapse por semanas y meses tras estos eventos. De la respuesta tienen que surgir acc

martes, 19 de septiembre de 2017

Prepararnos para el huracán con solidaridad

El paso cercano del huracán Irma ofreció importantes lecciones sobre las fortalezas y debilidades de Puerto Rico, y nos recordó que la protección de la vida prima sobre toda consideración material. Son enseñanzas que debemos tener bien claras ante la llegada inminente del potente ciclón María a nuestras latitudes.

💬Ver 0 comentarios