Ruth Merino

Buscapié

Por Ruth Merino
💬 0

Facebook y privacidad

De nuevo Facebook sacude la opinión pública. Esta semana reveló que había detectado una campaña de desinformación en sus redes sociales orientada a influir en las elecciones de noviembre en Estados Unidos. A través de 32 páginas de Facebook e Instagram se difundían noticias falsas. Las páginas, que fueron desactivadas, tenían 290,000 seguidores.

De pronto, la imagen de un amigable y simpático Facebook que nos permite conectarnos con amigos y colegas empieza a desdibujarse. Hace un tiempo nos enteramos, por ejemplo, de que la consultora Cambridge Analytica tuvo acceso a la información de 87 millones de usuarios y utilizó estos datos para apoyar campañas políticas.

La semana pasada Facebook enfrentó las consecuencias de estos abusos cuando sus acciones sufrieron un revés en la Bolsa de Valores y, como resultado, sus inversionistas perdieron nada menos que $120,000 millones. Es oportuno, sin embargo, recordar que Facebook sigue siendo una de las compañías más exitosas del mundo, con un valor estimado de $500,000 millones. Nada de mal para una empresa que comenzó hace apenas 14 años como una red social para estudiantes de Harvard.

El desastre en la Bolsa de Valores tuvo su origen en un informe negativo sobre sus ganancias. Las noticias sobre la venta de la información que recopila Facebook sobre sus usuarios y la transmisión indiscriminada de datos falsos tuvieron un impacto directo en los inversionistas.

Las principales preocupaciones de los usuarios de Facebook giran en torno a la privacidad. Los expertos saben que el verdadero negocio de Facebook consiste en recolectar información sobre todos nosotros y utilizarla para que nos bombardeen con publicidad sobre productos y servicios que están dirigidos muy estratégicamente hacia los grupos que integramos.

No hay duda de que las redes sociales han creado extraordinarias oportunidades para que establezcamos conexiones muy valiosas, pero han permitido también un abuso peligroso, que atenta contra nuestra paz y nuestro deseo de mantener nuestra intimidad intacta.

Otras columnas de Ruth Merino

domingo, 24 de mayo de 2020

El sueño

Ruth Merino relata su afán por obtener hidroxicloroquina para detener un posible contagio de coronavirus, y su decepción ante la negativa del farmacéutico

domingo, 10 de mayo de 2020

Necesitamos transparencia real

Lo que está ocurriendo ahora, en medio de la pandemia, provee algunas pistas que aclaran el panorama en torno a las leyes que impiden la transparencia gubernamental, escribe Ruth Merino

domingo, 26 de abril de 2020

Lección de la pandemia

Si la Madre Tierra pudiera hablar, diría que por favor sigamos refugiados en nuestros hogares, escribe Ruth Merino

domingo, 12 de abril de 2020

Equilibrio y solidaridad en la pandemia

La pandemia pasará, pero no serán olvidadas las lecciones aprendidas durante estos días en que la solidaridad ha surgido como un bien social indispensable, escribe Ruth Merino

💬Ver 0 comentarios