Mayra Montero

Punto de vista

Por Mayra Montero
💬 0

Falso toque de queda

¿De nueve de la noche a cinco de la mañana? ¿Están bromeando?

Ese tipo de broma ha probado ser una tragedia en otros países como Italia. Tenemos que vernos en el espejo de los que están saliendo adelante y los que no.

En China, la ciudad de Wuhan fue paralizada, para empezar, durante dos semanas. Que luego se extendieron a tres, más tarde a cuatro y creo que al final a seis. Ahora están dejando atrás la epidemia.

Italia empezó con tibias medidas de contención. A estas horas, el jefe sanitario de la región de Lombardía declara que están llegando “al punto de no retorno”. No tienen camas ni equipos para atender a los más graves; no hay un intensivista que no esté agotado; ni enfermeras que no estén rendidas del cansancio. Han echado mano a brigadas de médicos cubanos y expertos chinos que van en camino.

Si a las cinco de la mañana, en Puerto Rico, todo el mundo puede coger calle, ¿qué estamos ganando con un toque de queda que empieza a las nueve de la noche? Nada. 

Ya ni siquiera es necesario esperar a ver cómo evoluciona el ritmo de contagios en la Isla. Va a la carrera. Irá a la carrera.

A partir de esta semana se hace imprescindible implantar medidas mucho más tajantes. El cierre del país, en suma. El cierre de todos los negocios, excepto supermercados y farmacias, a los que habrá que imponer restricciones puntuales para salvaguarda de empleados y clientes.

¿Es tan difícil obligar a ese estado de excepción durante 15 días? Claro que no. Luego ya se verá cómo van las cosas. 

Declarar un toque de queda de ocho horas para altas horas de la noche y la madrugada solo hará que los más jóvenes, que se toman la suspensión de clases como unas vacaciones, se recojan más temprano en casa. Pero al despuntar del sol, pueden jurar las autoridades sanitarias —y la gobernadora, que se cree que ha decretado la gran cosa—, que miles y miles de personas se tirarán a la calle.

La naturaleza humana tiene eso. Cumplida la hora de encierro, la gente se desquita. Se mete aunque sea en las megatiendas a mirar chucherías, y eso es lo que hay que evitar. Las megatiendas son pequeños centros comerciales, el flujo de gente siempre es impresionante, y más si no tienen dónde matar el tiempo.

Quince días no es mucho pedir. Las transacciones bancarias pueden hacerse por internet o en la ATH. Los ciudadanos pueden comer en su casa, preparando sus propios alimentos. Las gasolineras deben servir a los vehículos oficiales o de personal sanitario. Punto. Es que no hay de otra.

El enfoque deberá basarse en las experiencias más alentadoras, con menos fallecidos, como parece ser el caso de Corea del Sur. ¿Qué medicinas han estado usando, cuáles les han dado mejores resultados? Hora de que se expresen los epidemiólogos. El protocolo de los medicamentos está en internet.

A lo que no se puede llegar, bajo ningún concepto, en una isla quetiene tantas limitaciones sanitarias, es al desbordamiento de casos desesperados, con los enfermos literalmente tirados por el suelo esperando atención, un proceso de reanimación que a lo mejor nadie les podrá dar. Y para no llegar a eso, la contención tiene que ser extrema.

El toque de queda suena impresionante. Pero no lo es. De nueve de la noche a cinco de la mañana es un engañabobos: inútil, condescendiente y peligroso. Peligroso porque provoca una falsa sensación de seguridad en la gente, seguridad que de paso es neandertal: se afinca en el miedo a la oscuridad.

Aquí el problema es el día a día. El callejeo a la luz del sol. Los almuerzos y el compartir. La socialización que le llaman.

Hay que frenar un tiempo. Es eso o la hecatombe. Y creo que no exagero.

Otras columnas de Mayra Montero

jueves, 26 de marzo de 2020

Aquí no hay nada que ocultar

Mayra Montero apunta que Puerto Rico compite con decenas de países, cuyos sistemas sanitarios demandan una enorme cantidad de pruebas del coronavirus

jueves, 19 de marzo de 2020

Descontrol en la Legislatura

¿Qué negocio cerrado puede seguir pagando los salarios como si nada? Pero al tratarse de una crisis global, esas cadenas también estarán cerradas o a punto de cerrar. El planeta entero está cerrando, escribe Mayra Montero

domingo, 15 de marzo de 2020

Falso toque de queda

El toque de queda suena impresionante. Pero no lo es. De nueve de la noche a cinco de la mañana es un engañabobos: inútil, condescendiente y peligroso, porque provoca una falsa sensación de seguridad en la gente, según Mayra Montero

💬Ver 0 comentarios