Aida Vergne

Tribuna Invitada

Por Aida Vergne
💬 0

Festín fonético del Mundial

Todas las lenguas del mundo difieren unas de las otras, y unas más que otras. Nada nuevo bajo el sol. ¿Cierto? Pero... ¿Cómo se diferencian estas lenguas en cuanto a los sonidos que cada una de ellas emplea? Pues para empezar hay que dejar claro que cada lengua posee su propio sistema de sonidos (un repertorio que es único de ella). Hay sonidos compartidos y hay otros que no lo son. Y aquí es que viene el problema. Si bien todas las lenguas tienen sonidos consonánticos y sonidos vocálicos, existen grandes diferencias entre muchas de ellas. Esa variación es tan extensa que, de acuerdo con Weinberger, puestas todas las lenguas del mundo juntas, suman más o menos 600 sonidos consonánticos y algunos 200 sonidos vocálicos (que pueden variar en tono y duración y cualidades vocálicas de diversa índole). Los sonidos p, t, k, por ejemplo, ocurren en el 98 por ciento de las lenguas del mundo (que son unas 6 mil, más o menos). El hawaiano, por ejemplo, no tiene ni p, ni t ni k. ¿Se imagina su vida sin esos sonidos? Del mismo modo, hay lenguas que tienen sonidos que no ocurren en inglés, como la vibrante simple y múltiple (es decir, la ere y la erre), que las encontramos en el español, por ejemplo.  

Sepa, además, que la materia prima del sonido lingüístico es el aire que entra y sale de nuestros pulmones. No obstante, hay un grupo de sonidos (los únicos de hecho), que no necesitan del aire para ser producidos y estos son los simpáticos “clicks” o chasquidos. Estos clicks los encontramos en lenguas habladas en el centro y sur de Africa. ¿Cómo suena un click? Pues, como cuando tiramos un besito, por ejemplo, o cuando tratamos de espantar un perro apoyando la lengua detrás de los dientes, o dejando caer la lengua desde el paladar hasta la parte baja de la boca, e incluso como cuando trata de sacarse con la lengua y el cachete interno de su boca un pedacito de comida atascado en el costado de sus dientes… jajaja; en fin, que son unos cuantos y todos súper interesantes. Si quiere oír cómo suenan los clicks, busque en internet "The click song" que inmortalizara Miriam Makeba, y le garantizo que quedará cautivado por los clicks.

Del japonés le cuento que tiene cinco vocales (igual que el español) y 16 consonantes (11 menos que el español) además de ser muy restrictivo en la formación de sílabas. El coreano, en cambio, tiene 14 consonantes y 10 vocales, para un total de 24 fonemas.

En cuanto a las lenguas europeas, hay que resaltar que estas se lucen por su cantidad de vocales, como por ejemplo, el francés que posee entre 11 y 16, algunas de ellas nasalizadas (al igual que el portugués). Pero las que botan la bola (¿o debo decir el balón?) en cuanto a sonidos vocálicos son el holandés y los dialectos del alemán. Y, hablando de alemán, sepa que esta lengua, tienen tres vocales con diéresis: ä, ö y ü; y una letra exclusiva de ellos, ß, llamada Eszett, que se pronuncia como la [s], pero también cumple la función de marcar que la vocal anterior es larga o que hay un diptongo. ¿Interesante, verdad? ¡La ñ es, la exclusiva nuestra!

¿Y el ruso? Ahhh, pues, a diferencia del inglés, que tiene una pronunciación endiablada pues casi nunca los grafemas corresponden a los sonidos que representan, el ruso es una lengua con una correspondencia letra/sonido altísima (que se pronuncia como se escribe, como ocurre en español), pero observando ciertas reglas para su lectura. El ruso tiene 10 vocales, 21 consonantes y dos símbolos especiales que indican si la letra que precede debe pronunciarse dura o blanda. Consta de más o menos 33 fonemas versus los 22 o 23 del español, dependiendo en qué parte del mundo hispánico usted viva. Recuerde que estamos hablando de sonidos y no de sistemas de escritura, que es tela para otra columna. Y me despido dejándolo con la siguiente interrogante...¿Cuántos españoles se hablan en el Mundial? ¿Uno? ¡Ja! ¡Le cuento el jueves que viene!


Otras columnas de Aida Vergne

💬Ver 0 comentarios