Vicente Feliciano

Tribuna invitada

Por Vicente Feliciano
💬 0

Bono de Navidad: fijación ideológica de la Junta

Al analizar el bono de Navidad en Puerto Rico, hay que concluir que la Junta de Supervisión Fiscal tiene una fijación ideológica con el bono que está divorciada de los elementos económicos del mismo. 

Como no existe bono de Navidad legislado en los Estados Unidos, la Junta presume que es una dádiva. La realidad es que el bono de Navidad legislado es parte integral de la compensación del trabajador. Cuando el gobierno o un empresario determina contratar un trabajador adicional, incluye en su cálculo de compensación el salario, el Seguro Social, el seguro por desempleo e incapacidad, la posibilidad de compensación por despido (Ley 80), los días de vacaciones y enfermedad, días feriados y el bono de Navidad. El trabajador acepta el puesto considerando el ingreso del bono.

La teoría económica nos dice que, de no existir legislación para el bono, en la mayoría de los casos los salarios se irían incrementando poco a poco hasta cubrir la totalidad del bono. Hoy día el salario de un empleado podría ser $30,000 al año más $600 de bono. De no estar legislado el bono, algunos patronos comenzarán a ofrecer $30,600 de sueldo por ese mismo empleado. Poco a poco, los otros patronos se verán forzados a ajustar sus remuneraciones.

El problema mayor con el bono de Navidad solía radicar en los grupos de menor ingreso. El salario mínimo en Puerto Rico es más alto que el salario mínimo federal, cuando se toma en consideración legislación inexistente en la mayoría de los estados de EE.UU., como el bono de Navidad. Así pues, bajo la ley vigente hasta el 2017, un empleado podía trabajar 700 horas a salario mínimo y recibir $600 de bono. Esto equivalía a un salario mínimo de $7.25 más 85 centavos, para un total de $8.10 por hora. Lamentablemente, la realidad económica de Puerto Rico es que un salario mínimo de $8.10 por hora genera menos empleos para los puertorriqueños que un salario mínimo de $7.25 por hora.

La Ley 4 del 2017 atendió en buena parte el problema de que el bono de Navidad aumenta el salario mínimo en Puerto Rico por encima del salario mínimo Federal. Por un lado, aumentó de 700 a 1,350 horas en el año el mínimo para ser elegible al bono de Navidad legislado. Por otro lado, y aunque mantuvo el monto total a pagar en $600, alteró la fórmula para ser elegible al máximo de $600. En vez de 6 por ciento del salario y ser elegible a los $600 con un ingreso de $10,000, ahora es 2 por ciento del salario y se requiere un sueldo de $30,000 para ser elegible al máximo de $600. El salario mínimo en Puerto Rico a consecuencia del bono de Navidad es ahora de $7.40 por hora. 

Un asunto positivo con este bono, desde el punto de vista económico, es que tiene un elemento de variabilidad. Si la empresa está perdiendo dinero, puede obtener exención en el pago. Esta flexibilidad es positiva porque ofrece a las empresas que pierden dinero una mejor oportunidad de recuperarse y salvar los empleos. Los requisitos para exencióndel bono siguen siendo onerosos para pequeñas empresas y es un asunto que se debe atender a futuro.

Puerto Rico tiene muchos problemas estructurales grandes que, si se atienden, tendrán un impacto significativo en el bienestar de los puertorriqueños. El tema del bono de Navidad no es uno de ellos.


Otras columnas de Vicente Feliciano

jueves, 8 de noviembre de 2018

Voto negativo para la economía

Vicente Feliciano expone complicaciones del panorama económico a raíz del resultado de las elecciones de medio término en los Estados Unidos

miércoles, 24 de octubre de 2018

Plan Fiscal con sentido de urgencia

El economista Vicente Feliciano analiza el nuevo plan fiscal aprobado ayer por la Junta de Supervisión Fiscal para el gobierno de Puerto Rico

miércoles, 17 de octubre de 2018

Conviene eliminar impuestos

No es necesario eliminar todo el impuesto sobre la propiedad mueble de un solo golpe. Sería factible eliminar el impuesto a los inventarios ahora mientras se programa la eliminación del impuesto a la maquinaria y equipo para una fecha cercana. Sin embargo, la eliminación de este pernicioso impuesto debe ser política pública porque no podemos adelantar como país si pretendemos cobrarle impuesto a la inversión.

💬Ver 0 comentarios