José Hernández Mayoral

Tribuna Invitada

Por José Hernández Mayoral
💬 0

Filosofía del Partido Popular

Como el comienzo de un año es momento para los deseos, el mío es que el Partido Popular Democrático vuelva a ser una organización guiada por una filosofía bien pensada y desarrollada. Y, claro está, una que sea correcta.

Sin los fundamentos que da el tener unas bases filosóficas claras, la acción política se torna improvisada e ineficiente, con tendencia a adoptar posturas de moda, siempre de visión corta, donde la toma de decisiones se mide por su impacto inmediato en la opinión pública y no en cómo contribuye a lograr una meta grande que se persigue (ya que no la tiene identificada). Sin filosofía, sus creencias como partido no pueden ser nobles. Son reguerete o, lo peor, mogolla.

El ejercicio de examinar en forma sistematizada la filosofía del Partido Popular ya se hizo una vez. El sábado 5 de septiembre de 1959, Luis Muñoz Marín dirigió los trabajos de una conferencia para líderes en la que se consideró ese tema precisamente.

Como punto de partida, Muñoz definió lo qué se quiere decir por filosofía del partido: La filosofía del Partido Popular Democrático entraña aquel conjunto de supuestos, actitudes y posiciones respecto de las esferas de la vida pública del país que requieren acción inteligente y enérgica.

Clave en esa definición es la palabra “acción”. El Partido Popular existe para actuar. Pero su acción tiene que ser inteligente y ahí radica la importancia de obedecer a “supuestos, actitudes y posiciones” que lo guíen.

Eso tiene un poco de Aristóteles, quien entendía que el punto de partida para la acción es la elección (entiéndase, asumir posturas), que, a su vez, la mueve el deseo y el razonamiento dirigidos a un fin.

El fin de toda acción pública debería ser, expresado en los términos más generales, alcanzar, mantener y constantemente mejorar el bienestar del pueblo. Sabemos lo que para Muñoz significaba bienestar: “un pueblo albergado en viviendas que son pocas de extremo lujo, ninguna de arrabal; con la oportunidad de trabajo honroso a remuneración adecuada para un sereno buen vivir”, dijo el 25 de julio de 1952.

En esas simples palabras hay todo un pensamiento sobre lo que es esencial, sobre un estilo de vida, tanto en el trabajo como en el tiempo libre. También hay expresión sobre distribución de riquezas: habrá siempre algunos ricos, la mayoría debe ser de clase media, nadie trágicamente pobre.

Un partido que desea servir al puertorriqueño para alcanzar esa meta, que todavía no hemos alcanzado, solo puede hacerlo por medio de la acción. Para identificar los supuestos, las actitudes y las posiciones, y así dar orden a la acción y hacerla inteligente, se identificaron trece “esferas de la vida pública”, también llamadas “trece esferas de acción”.

Estas fueron: 1- lo económico; 2- lo tocante al status político; 3- lo social; 4- lo referente al gobierno; 5- lo cultural; 6- lo internacional; 7- la relación conlos Estados Unidos; 8- la actitud respecto a la iniciativa pública y privada; 9- la actitud hacia las agrupaciones profesionales; 10- la actitud sobre los trabajadores y el movimiento obrero; 11- la actitud hacia la propaganda y el debate público; 12- la actitud respecto a valores espirituales; 13- la actitud hacia la juventud.

Decía Muñoz que en los supuestos básicos que se identifican en esas esferas de acción se funda la razón de existir del Partido Popular Democrático en la vida política de Puerto Rico.

Conviene repasar lo que se discutió en 1959, darle vigencia, y así rescatarle esa “razón de existir” al partido. En mi próxima columna empiezo por la primera esfera de acción: lo económico.

Otras columnas de José Hernández Mayoral

viernes, 27 de julio de 2018

También hay estados en quiebra

El abogado José Hernández Mayoral señala que la quiebra de Puerto Rico, los estados y Grecia no se debe al status político, sino a malas prácticas de gobierno

💬Ver 0 comentarios