Irene Garzón Fernández

DE PRIMERA MANO

Por Irene Garzón Fernández
💬 0

Firmeza y coherencia contra el virus

Estamos tarde, pero avanzamos.

La pandemia del coronavirus no se combate con medias tintas, menos aún si las tímidas medidas de contención las aplicamos de igual forma: a medio pocillo.

Por eso hay que estar de acuerdo con las medidas anunciadas este domingo por la gobernadora Wanda Vázquez para contener el avance del virus en la isla, que ya tiene cinco casos confirmados, a pesar de que no queda claro en la orden cómo se garantizará su cumplimiento.

El toque de queda impuesto, de 9:00 de la noche a 5:00 de la mañana, resultaba una medida inaplazable, visto el poco o ningún caso que la mayoría de la población le estaba haciendo al llamado al distanciamiento social que es indispensable para contener la propagación del virus.

En cuanto al cierre del comercio por dos semanas, la gobernadora ha seguido el ejemplo europeo, que permite mantener abiertos los que venden alimentos, las farmacias y otros relacionados. La medida debería tener el efecto de reducir notablemente el movimiento de personas y vehículos, aunque eso deberá verificarse en los próximos días.

Del mismo modo, los comercios abiertos tendrán que organizarse para garantizar que las compras se realicen ordenadamente, sin aglomeraciones de público.

Cuando China clausuró Wuhan y encerró en sus domicilios a millones de personas, enfermas o no, el mundo, Puerto Rico incluido, pensó por lo bajo que se trataba de la actuación de un gobierno que nunca se ha distinguido por disimular su mano férrea.

No nos dimos cuenta de que hacían lo que había que hacer, lo que no significa que no nos acordemos de que fue allí, por culpa de unos pocos, que se inició la prueba de supervivencia más dura que ha experimentado la humanidad cuando menos en un siglo.

Entonces le tocó el turno a Italia, que no había aprendido nada de China —como todos los demás— y el golpetazo fue contundente, tanto que hizo despertar al resto de Europa.

Las medidas más recientes las anunció el sábado el gobierno de España, que estableció durísimas restricciones a la movilidad, ordenó el cierre de los comercios, con excepción de los que venden alimentos, las farmacias y otros de servicios considerados primarios, y dispuso multas para quienes incumplan las normas.

Puerto Rico tiene que actuar ya con la firmeza y la coherencia que requiere la situación. Las medias tintas no serán suficientes para atajar el avance del virus, que puede tardar hasta 14 días en manifestar síntomas después del contagio.

No se podía decretar el cierre de las escuelas y universidades mientras se permitía que los centros comerciales siguieran abiertos a toda capacidad.

Igualmente, para que las restricciones funcionen, el gobierno deberá garantizar que se cumplan, lo que requerirá un papel activo de la Policía.

El distanciamiento social es esencial y el llamado tieneque ser a quedarse en casa. Las medidas adoptadas hasta ahora por el gobierno de Puerto Rico no estaban transmitiendo el mensaje en toda su dimensión.

El mundo eventualmente vencerá la pandemia de coronavirus, pero para ello es imprescindible la colaboración individual de todos y el liderazgo de los gobiernos. Solo siguiendo la consigna #yomequedoencasa se cumplirá la máxima que repiten a diario los italianos: ‘tandrà tutto bene’.

Hagámoslo posible.


Otras columnas de Irene Garzón Fernández

martes, 12 de mayo de 2020

El riesgo electoral del 2020

La gobernadora se ocupa esta semana de una nueva legislación electoral que, de convertirse en ley, podría abrir de par en par las puertas a un fraude masivo a través del voto por internet, dice Irene Garzón Fernández

lunes, 4 de mayo de 2020

Las tentaciones de Wanda Vázquez

Irene Garzón Fernández expresa que debería preocuparnos que, durante emergencias, la toma de decisiones sea tan antidemocrática como lo es en Puerto Rico

viernes, 24 de abril de 2020

La inocencia de los culpables

Durante años, hemos sido gobernados por personas que no admiten siquiera la responsabilidad que adquieren con su cargo. Al final, la culpa la tendremos nosotros por permitirlo, escribe Irene Garzón Fernández

miércoles, 15 de abril de 2020

Wanda Vázquez no es libre

Irene Garzón Fernández señala que si la gobernadora no fuera candidata primarista, probablemente no le debería favores a nadie, ni estaría persiguiendo el apoyo electoral de su partido

💬Ver 0 comentarios