Vicente Feliciano

Punto de vista

Por Vicente Feliciano
💬 0

Fiscalizando el IVU de los restaurantes

Cada vez es mejor la fiscalización del pago de Impuesto a las Ventas y Uso (IVU) en los restaurantes. La noticia de que los restaurantes deben $40 millones al Departamento de Hacienda y que hay 790 comerciantes en incumplimiento es señal de que la fiscalización está mejorando.

Hay dos tipos de situación en cuanto al IVU de los restaurantes. La primera es la menos preocupante, que es cuando el negocio reporta que debe el IVU, se lo retuvo a los clientes, pero no lo envía al Departamento de Hacienda. El negocio no tiene la intención de evadir, pues está reportando que debe y Hacienda tiene las herramientas para resolver la situación.

Por ejemplo, en el caso de Cheesecake Factory, Hacienda pudo amenazar con revocar la licencia de expedir bebidas alcohólicas. También puede forzarlos a cobrar 11.5% de IVU en vez de permitirles estar en 7%, impactando la competitividad del negocio. En muchos casos, estos mecanismos son suficientes para que el negocio se ponga al día.

El tipo de situación más preocupante es cuando el comerciante no reporta lo vendido y por lo tanto intenta quedarse con el IVU que cobró a sus clientes. Por ejemplo, se identificó un restaurante que tuvo actividades de $89 por persona, pero reportó cero ventas a Hacienda.

Una de las grandes ventajas del IVU sobre la contribución sobre ingresos es lo sencillo del cálculo de la contribución adeudada. Aquí no hay problemas de que se le pueda cargar al negocio del restaurante los gastos de un yate o un viaje a París con el propósito de reportar cero ganancias. El IVU se calcula a base de las ventas. Esta es una razón para la tendencia en Puerto Rico y en otras jurisdicciones hacia depender más de impuestos al consumo y menos de impuestos al ingreso.

Cada vez es más difícil esconder el valor de las ventas. La razón es el incremento en las transacciones electrónicas. Dichas transacciones son reportadas al Departamento de Hacienda. No solo se reporta el monto de las transacciones sino las horas de las mismas. Así pues, un negocio que reporte transacciones electrónicas de IVU durante tres semanas del mes y no las reporte durante una semana va a ser fácilmente descubierto. Esconder transacciones electrónicas es complicado para un restaurante y casi imposible si se trata de una cadena de restaurantes.

Esto deja todavía el tema de las ventas en efectivo. Aquí, la forma más efectiva de atajar el problema es transicionar a un Impuesto al Valor Agregado (IVA). En un IVA el negocio pre-paga parte de su responsabilidad contributiva. La razón es que paga IVA en el alquiler, los equipos, el alcohol, entre otros. Si reporta IVA, recibe un crédito por el pre-pago. Si no reporta IVA, como ese negocio con actividades de $89 por persona, ya pre-pagó parte de su responsabilidad.

No existe un sistema perfecto pero la fiscalización del IVU es mejor que la del impuesto sobre ingresos, escada vez mejor por el aumento en el porcentaje de transacciones que son electrónicas y sería aún mejor si se utilizara el IVA.

Otras columnas de Vicente Feliciano

viernes, 1 de noviembre de 2019

Un cambio de horario para Puerto Rico

Puerto Rico debe adoptar el sistema de cambio de horario, vigente en Estados Unidos, como medida para generar ahorros y mayor seguridad, señala el economista Vicente Feliciano

viernes, 27 de septiembre de 2019

La deuda: resolviendo de una vez por todas

En la medida en que sea sostenible, el Plan de Ajuste de Deuda va a poner fin a la mayoría de los “issues” de deuda del gobierno de Puerto Rico, dice Vicente Feliciano

💬Ver 0 comentarios