Johnny F. Rullán

Punto de vista

Por Johnny F. Rullán
💬 0

“Georgie” Navarro y el cultivo de la salud mental

Claro está que no siempre vamos a vivir a la altura de nuestra propia vara moral. Así como Jorge “Georgie” Navarro, somos muy humanos, y tal vez hasta demasiado humanos. Sin embargo, el caso de “Georgie” es que es un servidor público. Quienes ejercen ese oficio tienen menos impunidad. “No hay break”, como decimos coloquialmente, para las conductas confrontativas que él ha exhibido.

Nosotros, el pueblo elector, debemos exigir que quienes ejerzan el oficio de servidor público sean individuos que cultivan su sanidad mental y emocional de manera excepcional. Es lo mínimo que merecemos. Con esto no quiero decir que sostengamos una expectativa de que nuestros funcionarios públicos sean todos exentos y librados de dificultades conductuales y emocionales; eso sería muy irreal. De hecho, el ascenso al poder en sí, es un proceso muy proclive a desviaciones en dicha salud. Pero, reconociendo esto, y el detalle de que todas nuestras vidas están a la merced de sus decisiones, debemos exigir un proceso de evaluación psicológica más riguroso para la entrada a posiciones gubernamentales. Pero quisiera enfatizar aún más la importancia de exigir un continuo cultivo de la salud mental y emocional por parte de nuestros servidores públicos, una vez ya ocupan oficinas gubernamentales. 

El caso de “Georgie” no es nada nuevo. Sin embargo, tenemos aquí a un funcionario público que nos ha expresado una promesa de “tomar control” de su situación personal; que ha garantizado que “el Georgie Navarro de ahora en adelante va a ser completamente diferente”; que se ha removido de su puesto presidencial con prudencia y que ha aceptado que necesita ayuda psicoterapéutica. El liderazgo del partido novoprogresista ha tomado cartas en el asunto, como expresa Rivera Schatz, y presuntamente ha coordinado servicios de psicoterapia individual para Navarro. ¡Tenemos entonces un vivo ejemplo de un funcionario público que está en disposición de cultivar su sanidad mental y emocional! Claro, se encontraba entre la espada y la pared, pero no deja de servirnos como una oportunidad para monitorear si es eficaz o no una intervención psicoterapéutica destinada a quien tiene el deber del servicio público. Para ello, debemos primero exigir que, en efecto, tome lugar dicha relación psicoterapéutica y asegurarnos de que no sea meramente un “bluff”.

Recalco, son dichos servidores quienes más tienen el deber de cultivar su sanidad de manera excepcional. El caso de Navarro pudiera servirnos como ejemplo de autosuperación y de continuo cultivo de sanidad estando ya en el ámbito de las oficinas gubernamentales. 

Por favor, “Georgie”, cultívese y denos esperanza de que es posible la decencia en su esfera gubernamental. Hágalo no solo por usted y su familia, sino por la credibilidad de nuestro gobierno; hágalo por el pueblo de Puerto Rico que tanto deposita su fe y sus ingresos en sus manos. 

Otras columnas de Johnny F. Rullán

domingo, 12 de enero de 2020

El sur somos todos

Johnny F. Rullán revela su enriquecedora experiencia al ayudar como voluntario a algunas personas afectadas por el terremoto en la región sur

sábado, 4 de enero de 2020

Resolución para el 2020: #votocombativo

Por favor, no hagas a otros sufrir las consecuencias de un voto desinformado. Puerto Rico ya no lo puede costear más, plantea Johnny F. Rullán

💬Ver 0 comentarios