Ramon L. Nieves

Tribuna Invitada

Por Ramon L. Nieves
💬 0

Giro en la agenda energética

Las acciones de la administración Rosselló sobre el tema energético han creado un desmadre institucional, producto de la politiquería y la improvisación. Durante el proceso de transición, el gobierno entrante arremetió contra la existencia del regulador independiente que es la Comisión de Energía. El gobernador ni siquiera ha nombrado a su presidente, puesto vacante desde abril. Mientras, múltiples voces apoyan a la Comisión: el sector privado, la Junta de Supervisión Fiscal, académicos, congresistas, entre otros.

Una de las peores movidas de la administración de turno fue eliminar la Junta de Gobierno profesional, no-partidista, creada en 2016 para la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE). Lejos de despolitizar a la Junta de Gobierno AEE, el gobernador Rosselló nombró como Presidente al tesorero de su campaña política. Otro miembro, Gerardo Portela, confesó que no iba a las reuniones. Esa fue la misma Junta que fracasó en evitar el desastre de Whitefish, ocasionándole un golpe masivo a la credibilidad del Gobierno en la Capital Federal.

Entregados al traqueteo-Whitefish, el Gobierno descartó activar protocolos de “ayuda mutua” con las compañías eléctricas de Estados Unidos. Gracias a que finalmente activaron esos protocolos, es que vemos a muchas compañías de EE.UU. ayudando a la AEE en los trabajos. Si esas compañías hubieran sido llamadas desde septiembre, hoy estaríamos más adelantados en la recuperación energética.

Los organismos oficiales de energía en Puerto Rico son la Comisión de Energía, la AEE, la Oficina de Política Pública Energética y la Oficina Independiente de Protección al Consumidor. El gobierno le ha dado responsabilidades energéticas a un nuevo “Consejo Asesor de Transformación”, a un grupo organizado junto al Gobierno de New York, y a los secretarios de la Gobernación y de Estado. El Cuerpo de Ingenieros, el Departamento de Energía federal y la Junta de Supervisión Fiscal también ejercen sus roles. Con toda esta burocracia, who’s in charge?

Las malas "decisiones energéticas" de la administración Rosselló incluyen haberle prometido al pueblo que se alcanzaría un 95% de generación para el 15 de diciembre de 2017. Incumplir esa meta fue otro golpe autoinfligido a la credibilidad del gobierno.

El gobernador debe rectificar sus malas "decisiones energéticas". Sus ideas de transformación energética como descentralización en la AEE, así como incorporar microredes y renovables, deben venir acompañadas por acciones concretas.

Proponemos cinco iniciativas importantes: 1) restituir el modelo de Junta de Gobierno AEE creado en 2016; 2) disolver al “Consejo Asesor” y nombrar a sus miembros a dicha Junta; 3) nombrar al presidente de la Comisión de Energía, y reconocer su autoridad; 4) acelerar los procesos de evaluación de Alianzas Público-Privadas sobre energía, y; 5) luchar para que el Congreso le asigne a Puerto Rico el dinero necesario para construir una nueva red eléctrica (idea con apoyo bipartita en el Congreso). Esa es la agenda energética que el país necesita.

Otras columnas de Ramon L. Nieves

jueves, 18 de enero de 2018

Cero fiscalización en la AEE

El exsenador Ramón Luis Nieves argumenta sobre la labor de la Comisión de Energía y rechaza la propuesta para eliminar ese organismo fiscalizador de la AEE.

martes, 2 de enero de 2018

Giro en la agenda energética

El exsenador Ramón Luis Nieves plantea la necesidad de rectificar iniciativas fallidas en la AEE para mejorar la corporación pública

martes, 19 de diciembre de 2017

La recuperación energética

El licenciado Ramón Luis Nieves reflexiona sobre el lento proceso de la recuperación energética a casi 100 días del golpe devastador del ciclón María

💬Ver 0 comentarios