Ariel Orama López

Buscapié

Por Ariel Orama López
💬 0

Globos y luces de Navidad

Una estampida de vecinos miraba de forma sigilosa al firmamento: no sabía si era un cometa, un haz de luz contaminante o el bendito “loon” comunicativo tan mencionado.

Más allá de ser un cataclismo, representó -sea simbólico o casualidad- la llegada de la anhelada luz a Humacao. Para quienes hemos vivido el huracán agrandado, sabemos que nuestro amado Este no es Ponce, Mayagüez, ni Bayamón: las fanfarrias por esta luminaria fue casi como la del Portal, luego de tantas horas de partir a pueblos cercanos -o Belenes- para adquirir comida, bienes, artículos de primera necesidad, gasolina y otros bienes requeridos.

En vez de observar tanta descarga por las redes -medio encendido en el rostro, pero por la otra luz, la de mi cama- he optado por, sencillamente y desde el alma- dar gracias. Por los familiares que estuvieron presentes. Por ese amigo y colega psicólogo que se volvió abanico y luz “led” desde el extranjero y que debería ser hijo de nuestro entorno laboral y no del éxodo. Por la investigación de nuestra directora María de Lourdes Lara, el colega Félix López y otros compañeros que trabajaron afanosamente para auscultar la situación crítica de nuestros discentes en la UPRH: brindo por sus frutos.

Por la relevancia de incorporar de psicólogos clínicos a tiempo completo a las universidades ante lo vivido, en vez de facsímiles razonables. Esto no es negociable.

Alzo mi copa por la solidaridad que contagia de cada guardia publico y privado que nos facilitó la vida, con vocación. Por ese vecinito que no conozco que me saludó efusivo, como dejándome saber que regresaríamos a aquel 19 de septiembre, pero renovados.

Hoy puedo decir que he nacido. Y no por la luz, sino por el rostro iluminado de la gente que amo.

Globos en mano, luces de Navidad en proceso.

Ya estoy listo para cualquier batalla.

Otras columnas de Ariel Orama López

jueves, 16 de agosto de 2018

Violencia familiar

Ariel Orama cuestiona ¿cuánta televisión o cine necesitamos para entender que el maltrato sigue siendo el plato preferido de las familias, a veces, hasta de forma matizada y con pop corn en mano?

💬Ver 0 comentarios