Vicente Feliciano

Punto de vista

Por Vicente Feliciano
💬 0

Gobernando durante el residenciamiento

El residenciamiento del presidente Donald Trump es un proceso político. Sin embargo, paralelo a este proceso, se siguen tomando decisiones económicas de consenso entre demócratas y republicanos. 

Los Estados Unidos están experimentando el ambiente político más confrontacional  desde la Guerra de Vietnam. Es solo la tercera vez en los dos siglos y medio de historia de la república que se residencia a un presidente. Contrario al residenciamiento del presidente William Clinton, cuando la mayoría del electorado estaba en contra del proceso, hoy día el público está dividido en partes casi iguales.

Sin embargo, en los pasados días se han anunciado dos medidas económicas de cierta importancia y en las que coinciden demócratas y republicanos. En primera instancia se aprobó una extensión al presupuesto vigente mediante lo que se conoce como un “continuing resolution”. Ni republicanos ni demócratas querían volver a pasar por la experiencia del cierre del gobierno federal de diciembre 2018 a enero 2019.

Como el presupuesto aprobado es mayor que el anterior, es más fácil llegar a un acuerdo entre políticos que si se tratara de un presupuesto de austeridad. Por ejemplo, se aprobó un aumento salarial de 3.1% a los empleados del gobierno federal. En el caso de Puerto Rico, el presupuesto aprobado por el Congreso asigna casi $3 mil millones anuales al Plan Vital.

Además, demócratas y republicanos llegaron a un acuerdo sobre el tratado sucesor del Tratado de Libre Comercio Nortamericano (NAFTA, por sus siglas en inglés). El Acuerdo entre Estados Unidos,  México y Canadá (USMCA, por sus siglas en inglés) tiene cambios moderados en cuanto al comercio de automóviles y no mucho más. Sin embargo, otorga estabilidad en las reglas de comercio a futuro, permitiendo inversiones con horizontes de largo plazo.

Trump había criticado al NAFTA como un acuerdo perjudicial para los Estados Unidos. Llegar a un nuevo acuerdo le permite atribuirse un éxito, aunque la diferencia entre el NAFTA y el USMCA no sea grande. Mientras, los demócratas pueden atribuirse capacidad para gobernar a pesar del proceso de residenciamiento.

Sin embargo, gobernar bajo la sombra del residenciamiento, y las controversias que esto implica, no  conducen a cambios de gran envergadura. En el caso del presupuesto, el déficit fiscal de los Estados Unidos. alcanza el 4.3% del Producto Bruto. El equivalente en Puerto Rico sería un déficit de unos $3,000 millones. Un presidente y un Congreso involucrados en una batalla de residenciamiento no están en condiciones de llegar a acuerdos para reducir el déficit fiscal.

De igual forma, el acuerdo del USMCA se concreta porque no representa un cambio grande en política pública. Esto dista mucho de una nueva política comercial coherente que se aplique a nivel mundial al negociar con China y con la Unión Europea.

La economía de los Estados Unidos sigue estando fuerte. Mejor que sea así porque, con el proceso de residenciamiento, el gobierno federal tiene una capacidad limitada de ejecutar cambios importantes que puedan acelerar el crecimiento económico.

Otras columnas de Vicente Feliciano

lunes, 6 de abril de 2020

La economía en los tiempos del coronavirus

Debemos esperar una contracción en la economía de Puerto Rico de entre $1,100 y $1,400 millones por cada mes que dure la crisis, afirma el economista Vicente Feliciano

miércoles, 25 de marzo de 2020

Transicionando hacia el trabajo

Vicente Feliciano recomienda medidas para reanudar las actividades laborales de forma paulatina y cautelosa

💬Ver 0 comentarios