Nelson Canals

Punto de vista

Por Nelson Canals
💬 0

Gobierno del pueblo

Durante la Guerra Civil de Estados Unidos, el presidente Lincoln pronunció un memorable discurso en que expresó la máxima aspiración democrática del pueblo norteamericano. Dijo: “Luchamos por un gobierno del pueblo, por el pueblo, para el pueblo”.

Independientemente de la relación política entre Estados Unidos y Puerto Rico o la preferencia de estatus, ese debe ser el modelo de gobierno. La novel gobernadora tiene la inédita oportunidad de romper con la tradición del gobierno que responde a una visión partidista. Debe hacer suya esa noble aspiración de Lincoln y comprometerse a lograr un gobierno que represente al pueblo porque surge y es parte de ese pueblo.

La debacle social que hemos sufrido nos brinda la oportunidad de iniciar la construcción de un nuevo país. El nuevo país no necesita de partidos políticos, necesita de un movimiento social, como la reciente Gran Marcha. Necesitamos movilizar las fuerzas vivas de la sociedad. Aunque no coincidamos plenamente en cuanto al país que queremos, estamos de acuerdo en que no queremos continuar con el que tenemos. El país que queremos los puertorriqueños ha de ser construido por nosotros mismos. Para establecer una sociedad justa y solidaria no necesitamos de nadie más.

El modelo partidista, que ha servido como paradigma para la clase política puertorriqueña, no solo ha caducado en su funcionalidad y eficiencia, sino que como todos sabemos es cuna de la corrupción. La reciente crisis política y moral evidenció la incapacidad operativa de la partidocracia. Fue el poder social de las masas y no el poder de la clase política lo que aglutinó la voluntad colectiva en una solución democrática.

Además de dirigir un gobierno democrático, la licenciada Vázquez no debe olvidar la naturaleza colonial de nuestra relación con Estados Unidos. Pero no debe confundir su rol de administradora de la colonia con su preferencia de estatus. Le sugiero que delegue la función política de buscar una salida airosa a la cuestión colonial. Convoque a una Asamblea Constitucional que estudie y proponga posibles soluciones al asunto. No se deje arrastrar por los oportunistas políticos que la desviarían de su principal labor: un gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo.

Otras columnas de Nelson Canals

💬Ver 0 comentarios