Ramon L. Nieves

Tribuna Invitada

Por Ramon L. Nieves
💬 0

Golpe a la Junta de la AEE

La legislatura considera un proyecto para alterar la composición de la Junta de Gobierno de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), y eliminar sus salarios. El proyecto indica que dicha Junta debe responder “a la política pública” de esta administración.

Las corporaciones públicas han operado históricamente como agencias sujetas a los dictámenes de La Fortaleza. La AEE nunca logró comportarse como corporación pública, razón por la cual no revisaron su tarifa básica por 27 años, y se les impedía cobrarles tanto a otras corporaciones públicas, como a empresas amigas del poder.

En el pasado, las juntas de la AEE estuvieron compuestas por amigos del poder, y jefes de gobierno que poco sabían de energía. Una de las razones del colapso de la AEE fue precisamente no contar con juntas ajenas a las influencias partidistas.

La AEE es la única entidad del gobierno que ha logrado un acuerdo de negociación de su deuda. Uno de los acuerdos que la AEE suscribió con sus bonistas fue que se aprobara una ley para su revitalización. La Ley 4-2016 dispuso que la junta de gobierno contaría con miembros altamente destacados en el sector energético, junto a los representantes que elegimos los consumidores.

En diciembre de 2016, el Senado confirmó los nombramientos de la junta más capacitada en la historia de la AEE. El licenciado Nelson Díaz fue juez en Pennsylvania, con vasta experiencia en el litigio. El ingeniero Plácido J. Martínez cuenta con experiencia en planificación, sistemas de transmisión y distribución, y ha laborado para varias empresas de energía. El licenciado Rafael Díaz fue el Principal Jefe Ejecutivo de General Electric en América Latina, Portugal y Méjico. Rubén Freyre fue Presidente de IPR Pharmaceuticals, y Gerente de Proyectos en Europa. El ingeniero Erroll B. Davis, Jr. cuenta con experiencia en generación, transmisión y distribución y servicio al cliente. El presidente de la Junta, Luis R. Benítez, es un destacado economista y profesor de la Universidad de Puerto Rico.

Salvo Benítez, ninguno de estos profesionales ha tenido contacto con el mundo político, siendo escogidos de una terna de candidatos preparada por una compañía de reclutamiento.

El sector privado, que tanto ha clamado por la transformación de la AEE, debe oponerse a este proyecto. Volver a politizar la toma de decisiones en la AEE viola los acuerdos suscritos con los bonistas. La AEE sólo debe responder a las leyes energéticas que la rigen, y a nosotros, sus abonados, que pagamos el alto precio de la politización en esa corporación pública.

Otras columnas de Ramon L. Nieves

💬Ver 0 comentarios