Paul E. González

Buscapié

Por Paul E. González
💬 0

Googlelandia

Hace días se hizo viral una historia sobre Google según la cual esta empresa quiere comprar la isla caribeña de Trinidad y Tobago. La compañía estadounidense ve el enorme potencial que tiene esta isla de apenas 1.3 millones de habitantes, que se está echando a perder.

Al parecer, Google está planificando adquirirla por la cantidad de $30,000 millones, asumiendo sus riendas administrativas y poniéndola a funcionar eficientemente. Esta isla tiene muchos recursos naturales (aceite), talento joven graduado de ingeniería y una industria turística de renombre mundial. Según Google, carece de falta de iniciativa y sus ciudadanos son “perezosos”, factores que la tienen estancada en el siglo pasado.

Esta historia tiene conexión con la realidad histórica y cultural de nuestro Puerto Rico. Una isla con una ubicación estratégica, una población altamente educada, un sinnúmero de recursos naturales, productores del mejor ron del mundo, un ofrecimiento turístico de alto calibre y su gente se compone de lo mejor de Norteamérica y Latinoamérica.

Con eso en mente, ¿qué tal si persuadimos a Google de adquirir nuestra isla por la deuda actual de $73,000 millones? Pasaríamos de ser una colonia a un territorio muy particular en donde comenzaríamos a escribir las reglas del juego y sentar las bases de la historia moderna.

A simple vista, se eliminarían los grandes problemas que existen en la actualidad: el estatus político, leyes de cabotaje, altos costos de mano de obra, ineficiencia del Gobierno central, la enorme deuda con los bonistas y el dolor de cabeza del Gobierno federal en respecto a qué hacer con nosotros.

En teoría suena como una idea descabellada, pero es una posibilidad muy real y con muchos beneficios concretos para todas las partes. Google cuenta con recursos tecnológicos envidiables que pueden añadir valor a nuestros recursos existentes y este podría ser el comienzo de un Silicon Valley caribeño, convirtiendo a Puerto Rico en el “hub” tecnológico y empresarial más vibrante del mundo, lo que devolvería el encanto a nuestra isla. ¿Por qué no?

Otras columnas de Paul E. González

jueves, 23 de agosto de 2018

El país es un vagón

Paul González reflexiona sobre el trato del gobierno federal a Puerto Rico y la situación de una población acostumbrada a vivir encapsulados

viernes, 3 de agosto de 2018

¿Americano o latino?

El empresario Paul E. González presenta las conveniencias del modelaje latinoamericano

martes, 26 de junio de 2018

¿Quiénes somos?

Paul E. González exalta la grandeza del puertorriqueño, a pesar de la crisis fiscal, la mala administración gubernamental y el estatus colonial del país

💬Ver 0 comentarios