Luis Alberto Ferré Rangel

600 palabras

Por Luis Alberto Ferré Rangel
💬 0

Greta

En la misma semana en que la Junta de Supervisión Fiscal presenta su plan de ajuste fiscal, el presidente de Estados Unidos enfrenta un posible proceso de residenciamiento y una joven sueca se corona como símbolo y voz de una nueva generación que reclama atención urgente ante los efectos de la crisis climática.

En el mes en que conmemoramos el segundo aniversario de la muerte de más de tres mil -tres mil- puertorriqueños y puertorriqueñas en nuestro propio suelo, en el mismo mes que el huracán Dorian nos amenazara y acabara con parte de las Bahamas y en el mismo mes cuando la tierra temblara, la radicación del plan de ajuste es descrita como el “comienzo del final de la bancarrota” de nuestras finanzas públicas.

Greta Thunberg nacía en Suecia tres años antes de que estallara la primera gran crisis política y fiscal de nuestro gobierno, cuando el tranque político obligó al cierre parcial en el 2006: el comienzo del final. Junto a Greta, en Puerto Rico, también nacían los hijos de María que durante el verano del 19 sacarían la cara por todos nosotros. Marcharon y demostraron nuevamente ellos, la semana pasada frente al capitolio, mientras Greta se las cantaba a todos en Nueva York en la Cumbre sobre Acción Climática en las Naciones Unidas.

La generación del “yo no me dejo” en Puerto Rico, que se abrió paso fuertemente durante el verano del 19, tiene algo en común: quieren un Puerto Rico y un mundo sostenible, solidario y en paz. Su reclamo fue recogido esta semana en su informe anual cuando Antonio Guterres, Secretario General de las Naciones Unidas, -unos días antes del comienzo del proceso de residenciamiento del presidente Donald Trump- advertía sobre la fractura de un mundo multipolar y multilateral a uno donde dos naciones (Estados Unidos y China) imponen su juego de suma cero.

“Hay muchos que tienen miedo de quedarse atrás, de ser abusados. Nuestro sistema económico genera muchas riquezas, pero se queda en unas elites. No estamos en curso, la inequidad está explotando”, dijo mientras resaltaba la importancia de los Objetivos de Desarrollo Sostenible como herramienta para adelantar los derechos humanos, la paz y la inclusión.

Gran parte de los reclamos de todas las generaciones que marcharon durante el verano del 19 surgen por el hastío de un patrón de exclusión, corrupción, egocentrismo, inequidad, abuso contra el ser humano y nuestro entorno, cortoplacismo, miopía política, superficialidad, ignorancia, clientelismo e ineficiencia.

El reclamo se hará mucho más fuerte a la hora de examinar el plan de ajuste de deuda que acaba de someter la Junta de Supervisión Fiscal y que ha sido avalado por el Gobierno. Si verdaderamente será un punto de inflexión, que lo sea para reconstruir un Puerto Rico sostenible que cierre la brecha entre los que tienen y no tienen; que cierre la brecha de la inequidad en la educación pública, de los servicios de salud, delacceso a la justicia, de la transparencia gubernamental, del déficit democrático y de la ética para el nuevo milenio.

En Estados Unidos, una mujer descendiente de inmigrantes italianos, Nancy Patricia Pelosi, de 79 años, presidenta de la Cámara de Representantes del Congreso, ha tomado una decisión políticamente muy arriesgada, pero históricamente correcta: comenzar un proceso de residenciamiento, no contra el presidente Donald Trump, si no contra todo lo que él representa.

En Puerto Rico, otra mujer, la segunda gobernadora de Puerto Rico, servidora pública de carrera y colocada en su cargo en gran parte gracias a los hijos de María, Wanda Vázquez, se coloca como figura de transición en este momento de inflexión de un Puerto Rico que fue a un Puerto Rico que quiere ser.

Y otra mujer, joven sueca, Greta, junto a millones de jóvenes del mundo y Puerto Rico, dan la voz de alerta: el futuro es ahora. El cambio es ahora.

El verano del 19 habrá pasado, pero no las fuerzas que no detonaron.

Otras columnas de Luis Alberto Ferré Rangel

domingo, 29 de septiembre de 2019

Greta

Junto a Greta, en Puerto Rico, también nacían en 2003 los hijos de María que durante el verano del 19 sacarían la cara por todos nosotros. Marcharon nuevamente la semana pasada frente al capitolio, mientras Greta se las cantaba a todos en Nueva York, dice Luis A. Ferré Rangel

domingo, 15 de septiembre de 2019

Puerto Rico germinó

En los pasados dos años, Puerto Rico transmutó. La antigua semilla está hoy en proceso de florecer. Ya no es el pueblo que temió y padeció la catástrofe, dice Luis Alberto Ferré Rangel

💬Ver 0 comentarios