Jaime Lluch

Punto de vista

Por Jaime Lluch
💬 0

Groenlandia, Cachemira y Puerto Rico

Desde una óptica comparativista, esta semana hemos visto que Cachemira, Groenlandia y Puerto Rico tienen algunos aspectos fundamentales en común: son tres tipos de autonomía y pertenecen a estados más grandes y potentes, son sociedades nacionales sub-estatales y recientemente podemos decir que han sido objeto del desprecio (y el maltrato) por parte de personajes nacional-populistas al mando de potencias mundiales:  Donald Trump y Narendra Modi. Veamos.

Groenlandia es un territorio enorme, helado y rico en recursos naturales, con una población de alrededor de 60,000 habitantes que en su mayoría son de ascendencia étnica inuit.  Dinamarca inició la colonización de Groenlandia en 1721.  Dinamarca inició una conversión forzosa al cristianismo, desarticuló estructuras comunitarias existentes, y suprimió tradiciones y el idioma nativo.  Pasada la segunda guerra mundial, Groenlandia inició un proceso de afirmación en búsqueda de una autonomía no colonial. En un referéndum de 2008, votaron por tener auto-gobierno.  El gobierno sub-estatal allí (conocido como el Naalakkersuisut) tiene competencias sobre asuntos internos, recursos naturales, el sistema legal, y la policía. Su idioma ha reemplazado al danés como idioma oficial. De acuerdo con una encuesta reciente, más de 66% de los habitantes ha expresado un deseo por la independencia dentro de los próximas dos décadas (Birkhold 2019).

Cachemira y Groenlandia son consideradas “federacias” por el campo del federalismo comparado, mientras Puerto Rico tiene una condición de autonomismo subordinado.  En el caso de Groenlandia, quiere decir que, aunque es parte de un estado unitario, goza de una división de poderes que es cuasi-federal y le permite tener un grado muy alto de auto-gobierno, además de que su autonomía está constitucionalmente garantizada.  Comparando a Puerto Rico con Groenlandia, usando el índice de autoridad regional (IAR) más reconocido, que es el de Hoogue, Marks, et al., encontramos que el IAR de Groenlandia más reciente es de 20, casi el más alto que hay, mientras que el de Puerto Rico es aproximadamente 11, que sería una categoría intermedia.

Hemos visto recientemente que Trump inició un absurdo vaudeville mundial retando a Dinamarca a que le vendiera Groenlandia.  Para Trump, Groenlandia es un mero pedazo de “real estate” que se puede vender y comprar como si todavía estuviéramos en el siglo 19, sin considerar que hay un pueblo ahí con su propio gobierno, y su propia autonomía constitucional.  Mostrando su desprecio por Groenlandia y Puerto Rico, Trump dijo que le gustaría hacer un trueque entre los dos.

Hemos visto también desde el pasado 5 de agosto las andanadas de otro nacional-populista: Narendra Modi y su “Bharatiya Janata Party.”  El estado de Jammu-Cachemira es el único estado con mayoría musulmana en la India.  Desde 1947 goza de una autonomía que no tienen los otros estados de la federación y parecía que estaba constitucionalmente garantizada en el artículo 370, además de limitar los poderes del estado sobre este territorio.  Era originalmente visto como una disposición transitoria, pero el Tribunal Supremo de la India el año pasado dictaminó que es una disposición permanente.  El gobierno de Modi unilateralmente y tajantemente revocó el Artículo 370 el pasado 5 de agosto, terminando con la autonomía de Cachemira.

Autonomías como las de Groenlandia, Puerto Rico, y Cachemira se encuentran en una situación de vulnerabilidad ante las ocurrencias de personajes cuestionables como Donald Trump y Narendra Modi.


Otras columnas de Jaime Lluch

viernes, 6 de diciembre de 2019

¿Portugal o Chile?

Puerto Rico necesita un partido social demócrata que implemente la vía portuguesa, opina el profesor Jaime Lluch

martes, 26 de noviembre de 2019

El imperio romano y los retos del PNP

Las percepciones sobre ciudadanía, identidad y etnicidad en el antiguo imperio romano nos ayudan a entender el dilema puertorriqueño y los retos que enfrentan los “estadistas”, dice Jaime Lluch

martes, 5 de noviembre de 2019

La Junta y los economistas

La JCF no es una entidad muy transparente y lo que se ve del récord público es muy limitado. Pero está claro que de los siete miembros de la JCF, solo el Dr. Andrew Biggs es un economista, plantea Jaime Lluch

miércoles, 23 de octubre de 2019

¿Por qué la indignación en Catalunya?

Más allá de lo jurídico, en realidad la indignación masiva se debe a que todo este drama es algo que tenía que resolverse a un nivel político, plantea Jaime Lluch

💬Ver 0 comentarios