Chu García

Chuchazo

Por Chu García
💬 0

¿Guerra de jonrones y ponches?: Empate

No hay un deporte más rico en rarezas y estadísticas que el béisbol, sin importar de cuál liga se trate, y acaba de anunciarse que volvió a romperse la cantidad de cuadrangulares: 6,776, con un incremento de 11% a la marca de hace dos temporadas de 6,101.

Pero ahí no queda todo: también se quebraron los ponches: 42,823, por duodécima segunda vez consecutiva, lo que no parecería normal, pero sí concuerda por la obviedad de que los peloteros hacen más swing de vuelacerca y son entonces más propensos al abanicamiento.

Lo que no tiene discusión es que la bola es más viva que antaño, y que no es casualidad que ahora abunden los toleteros, sin poseer una fuerza descomunal o un cuerpo cargado de libras y músculos.

Hay que recordar que su circunferencia es entre 9 y 9 ¼ pulgadas, y su peso usual es de 5 onzas, pero hay marcas que prefieren 5.25.

Sin embargo, lo que no varía es que están cosidas con 108 perforaciones, y su núcleo es de corcho o caucho, o una mezcla de ambos, de ahí que últimamente se haya aumentado una de estos materiales y viaje con la velocidad de un bólido, alcanzando distancias larguísimas.

Llama la atención, asimismo, que el inicialista novato de los Mets de Nueva York, el hispano Pete Alonso, haya sido el rey de los bambinazos con 53, dejando atrás al novel de mayor poderío, Aaron Judge, de los Yankees, con 52 en 2017, y quien había borrado los 49 de Mark McGwire, en 1987, con Oakland, y cuyo compañero José Canseco obtuvo 31 y formaron una pareja monstruosa durante siete certámenes con los Atléticos.

Alonso, de padres estadounidenses, tuvo un abuelo paterno, Peter Conrad, que nació en Barcelona y se exilió en Queens, Nueva York, en la era de la Guerra Civil de España.

Entretanto, Jorge Soler, DH y jardinero derecho de los Reales de Kansas City, lideró la Americana, con 48, convirtiéndose en el cubano con más homers: Rafael Palmeiro dio 47 con los Rangers de Texas en 1999 y 2001, lo que se manchó posteriormente al demostrarse que utilizaba esteroides anabólicos.

Tenemos, pues, que darle coherencia al detalle que no luce cierto: más ponchetes y jonrones.

Otras columnas de Chu García

lunes, 17 de febrero de 2020

David Rosario: ícono en la región centroamericana

Molesta que un técnico talentoso, responsable y serio como el boricua David Rosario sea profeta en tierra lejana con la Selección de Baloncesto y no en su patria, afirma Chu García

💬Ver 0 comentarios