Orlando Parga

Punto de vista

Por Orlando Parga
💬 0

Guerra en alta mar por Venezuela

Una barcaza contratada por el gobierno territorial estadounidense de Puerto Rico con furgones repletos de ayuda humanitaria de alimentos y medicinas destinada al pueblo venezolano víctima de hambruna y miseria, fue confrontada en alta mar por dos buques de la marina de guerra venezolana, respondiendo órdenes del dictador Maduro para impedirles la entrada.  El drama naval se dio este pasado fin de semana mientras las fronteras venezolanas con Brasil y Colombia vivieron la violencia desatada por las confrontaciones entre seguidores del llamado gobierno “bolivariano” y su oposición parlamentaria.  En el medio – víctima y rehén – el pueblo venezolano hambriento, enfermo y famélico en la más indigna miseria.

Olvídese lo que diga Washington y los medios de comunicación de Estados Unidos… Meses largos hace que con suma tristeza estamos observando en la televisión española, en CNN Español, en la prensa de centro y suramericana, y en las redes sociales, reportajes sobre las condiciones de abominable miseria bajo las que ha sobrevivido la mayoría de los venezolanos.  En ese otrora rico país, ¡Hasta los ricos son pobres!  Por más dinero que tengan oculto, ni en el mercado negro encuentran una aspirina para remediar el dolor de cabeza de un hijo.  Tan impactante son esas imágenes que, en medio del trauma que nos dejó el huracán María, se oyó a frustrados compradores paseándose por las góndolas vacías de nuestros supermercados exclamando: Estamos igual que Venezuela.

No es extraño que nuestra sensibilidad despierte ante la manifiesta ansiedad de la colonia venezolana en nuestra isla ante las noticias que les llegan de sus parientes y allegados en la azotada república; ni que se movilicen desde acá recursos de auxilio y socorro a Venezuela.  Desde remoto tiempo, venezolanos y puertorriqueños compartimos aspiraciones y vivencias… Desde cuando Simón Bolívar conspiraba para liberarnos de España.

El problema es que en Puerto Rico la lucha ideológica sobre estatus político contamina o ensucia hasta el más noble sentimiento.  Eso explica, sin para nada justificarlo, que el generoso acto de nuestro gobierno invertir de su menguado recurso para enviar un avión y luego un barco en el hasta ahora frustrado intento de ayuda humanitaria a Venezuela, localmente se convierta y use de sainete partidista.

Entre múltiples escenas de tragedia, este fin de semana se observó en pantalla de televisión una casucha de ladrillos de barro sostenidos por ramas de árboles, con una desnutrida madre venezolana sentada en piso de tierra, intentando amamantar a un recién nacido.  Por más nublado el entendimiento e insensibilizados que nos tenga la división política; por más accidentado que haya resultado nuestro esfuerzo de corresponder a nuestros venezolanos residentes y ayudar a sus compatriotas, quiénes merecen mofa y ridículo son el almirante venezolano que obedeció las órdenes del sátrapa que lo domina… e indignación, la comunidad internacional que apenas reacciona.







Otras columnas de Orlando Parga

sábado, 23 de mayo de 2020

Reapertura a lo boricua

Contrario a otras jurisdicciones desmandadas en reapertura en Puerto Rico actuamos sabiamente. Y mientras el gobierno hace lo suyo para protegerte, te corresponde a ti hacer lo tuyo con disciplina, escribe Orlando Parga

domingo, 17 de mayo de 2020

La estadidad sí o no

Orlando Parga favorece la consulta sobre estadidad propuesta por el PNP durante los comicios generales de noviembre 2020

viernes, 15 de mayo de 2020

El hueso de Grijalva

Los derechos nunca llegan como pétalos de flor volando en el aire… hay que trabajarlos, sudarlos y pelearlos, escribe Orlando Parga

jueves, 14 de mayo de 2020

El apellido americano

De todas las influencias que nutrieron a lo ancho de los siglos el desarrollo histórico de Estados Unidos y Puerto Rico, la que siempre requerirá mantenimiento es la fibra moral y ética que nos diste de la perversidad, plantea Orlando Parga

💬Ver 0 comentarios