Roberto Rivera

Opinión Experta

Por Roberto Rivera
💬 0

Guía de preparación para el próximo huracán financiero

Muy pronto se cumplirá un año del paso de los huracanes Irma y María sobre la región del Caribe. Cerca de esa misma fecha, septiembre 2018, se cumplirán 10 años del comienzo de la histórica contracción de más de 50% en los mercados de capital, según vimos en el S&P 500.

Del fuerte embate de los huracanes, y del pánico que sentimos en la caída libre de los mercados, hemos aprendido una lección común: que la mejor manera de amortiguar el próximo golpe de cualquiera de estos es preparándonos mejor y con la mayor cantidad de anticipación posible.

A diferencia de los huracanes, para los mercados de capital no podemos identificar temporadas. En cualquier momento podemos experimentar una contracción, que, aunque temporera, puede tentarnos a cometer errores que afecten nuestra salud financiera. Con esto en mente, a continuación, les comparto mi “checklist” para estar preparados para el próximo embate de los mercados.

1. Serenidad. La historia nos confirma que mantenernos serenos mejorará nuestra experiencia como inversionistas y potencialmente nuestros resultados. Evita la tentación de “tirar la toalla” cuando los mercados vuelvan a bajar.

2. Repasa la evidencia. Una forma de mantener la calma en una crisis en los mercados es abrazando lo que por décadas la evidencia académica nos ha enseñado sobre las inversiones: La trayectoria a largo plazo de los mercados de capital ha sido ascendente y las contracciones temporeras. Por consiguiente, si liquidamos cuando los mercados estén experimentando una de estas bajas temporeras, es muy probable que esto resulte en detrimento del rendimiento a largo plazo del portafolio.

3. Maneja tu exposición a los titulares de última hora. El exceso de información aumenta la tentación de actuar sobre nuestro porfolio en momentos que pueden resultar perjudiciales. Existe una gran diferencia en mantenernos al día con lo que está pasando y asfixiarnos con los titulares.

4. Repasa tu plan de inversión (o haz uno). La clave para potenciar los resultados de nuestras inversiones es tener un plan (por escrito) y seguirlo. Durante el proceso de elaborar dicho plan, o Política de Inversión, se identifican los objetivos, la tolerancia al riesgo, las expectativas de rendimiento, se detalla la filosofía de inversión y la diversificación de la cartera entre otras cosas. Lo que nos resta es seguir el Plan que fue elaborado con el propósito de maximizar la probabilidad de que se cumplan los objetivos trazados. Si no tienes un Plan de Inversión para tu portafolio, ¡corre a hacer uno!

5. Reevalúa tu tolerancia al riesgo. Cuando construimos nuestro portafolio de inversiones, nos comprometimos a asumir cierto grado de riesgo a cambio de una expectativa de rendimiento. Desafortunadamente, cuando los mercados están en calma, o en ascenso, es fácil sobreestimar nuestra tolerancia al riesgo. Si durante la próxima contracción de mercado, nos sentimos demasiado incómodos al punto de actuar sobre nuestro impulso, es posible que sea necesaria una reevaluación de perfil de riesgo con el fin de realizar ajustes prudentes al portafolio, pero no en medio de la crisis.

6. Aumenta tu exposición al mercado de acciones. Si en vez de haber sobrestimado nuestro apetito de riesgo sentimos que ante la contracción hemos tenido el “cuero duro”, esto pudiese ser una oportunidad de acumular más de nuestras inversiones a precios más bajos que durante el próximo ciclo de expansión potenciaría el rendimiento del portafolio. Esto se puede implementar añadiendo efectivo al portafolio o re balanceándolo.

7. Parear pérdidas con ganancias. Dependiendo de las condiciones del mercado y las circunstancias personales de cada cual, pudiésemos parear pérdidas con ganancias para reducir los impuestos. Es posible lograr esto sin alterar o impactar los resultados a largo plazo de nuestras inversiones.

8. Redirige tu energía. No es fácil mantener la serenidad, pero afortunadamente hay otras cosas productivas que podemos hacer: jugar golf, cocinar, etc. Cualquier cosa que nos aleje del estado mensual del 401k o de estar conectándonos a nuestra cuenta por la aplicación móvil cada 5 minutos es buena alternativa.

9. Volver a leer esta columna. No habrá mejor momento para volver a leer esta columna que cuando los mercados pausen su trayectoria alcista y aumente la volatilidad.

10. Habla con tu asesor. Tu asesor es la persona correcta para discutir tus preocupaciones.

No sabemos cuándo, no sabemos cuán severa, ni sabemos cuánto durará. Sin embargo, tarde o temprano, esperamos que llegue la próxima contracción temporera en los mercados de capital. Luego, igualmente esperamos recuperarnos y reanudar la trayectoria de crecimiento. Confío que este “checklist” sirva para prepararnos mejor para cuando llegue el próximo huracán financiero.

Otras columnas de Roberto Rivera

💬Ver 0 comentarios