Ángel Collado Schwarz

Tribuna Invitada

Por Ángel Collado Schwarz
💬 0

Hace cuarenta años

En 1976 el economista James Tobin publicó un informe sobre la economía de Puerto Rico. Los gobiernos posteriores de los dos partidos políticos de la época, no solo ignoraron la mayoría de sus recomendaciones, sino hicieron lo contrario.

En aquel momento, Puerto Rico había sido azotado por la Crisis del Petróleo de 1973 detonada por la Guerra del Yom Kipur en el Oriente Medio y el embargo de petróleo impuesto por la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP). El precio del codiciado líquido se cuadriplicó y la economía de EE.UU. entró en una recesión.

Esta situación desplomó la recién establecida industria petroquímica cuyos restos perduran como evidencia en Guayanilla y Peñuelas.

El gobierno de Rafael Hernández Colón impuso un impuesto temporero, “la vampirita”, cabildeó en la metrópoli para aumentar transferencias federales como los cupones de alimentos, y logró que el Congreso aprobara la Sección 936 del Código de Rentas Internas Federal para incentivar el desarrollo de la industria farmacéutica.

En noviembre de 1976, el electorado puertorriqueño castigó fuertemente en las urnas al gobierno de Hernández Colón y ocasionó la derrota más aplastante en la historia del Partido Popular. Este perdió la gobernación, Legislatura y la mayoría de los municipios, incluyendo a Bayamón, Carolina y Caguas. Entre los municipios principales, el PPD retuvo solamente a Mayagüez.

El electorado, en un estado de negación, rechazó el consejo de Tobin que apuntaba: “La tendencia en los gastos gubernamentales, los déficits de las empresas del gobierno, la deuda pública y los costos de producción no podrían sostenerse aun con condiciones económicas favorables en el exterior”.

Sobre la deuda pública, el informe del galardonado Premio Nobel de Economía apunta: “Creemos que el Estado Libre Asociado y sus agencias no pueden responsablemente tomar a préstamo para los próximos años más de un promedio de $300 millones anuales en el mercado de bonos exentos”. En 1976 la deuda pública era de $6,000 millones; en el 2016, de $72,000 millones.

Era más fácil para los gobiernos de Carlos Romero Barceló, el propio Hernández Colón, Pedro Rosselló, Sila Calderón, Aníbal Acevedo Vilá, Luis Fortuño y Alejandro García Padilla continuar utilizando los ingresos generados por la emisión de deuda adicional para cumplir las promesas políticas. El caso más patético se dio en 1992 cuando el electorado creyó las promesas enmarcadas en el “Se puede” de Rosselló en lugar del “No se puede” de Victoria Muñoz.

El informe recomienda que los aumentos de salario a los empleados públicos sean basados en el mérito de su ejecutoria.

Esta recomendación fue ignorada por los gobernantes de turno, hasta el punto de aprobar, en el gobierno de Rosselló, la sindicalización de todos los empleados públicos.

En cuanto al nivel salarial, el informe destaca: “Es de principal importancia mantener los aumentos nominales en los costos por mano de obra en Puerto Rico por debajo del ritmo existente en el continente”. Ignorando esta recomendación, el gobierno de Romero Barceló impuso el salario mínimo federal en Puerto Rico con el objetivo de promocionar la estadidad.

El informe resumió hace cuarenta años: “Puerto Rico tiene varios años de austeridad fiscal, financiera y económica. Se requieren ajustes drásticos, especialmente dolorosos, porque involucran la posposición de expectativas profundamente enraizadas en la vida económica y política de la Isla durante la era del rápido crecimiento industrial y abundante financiamiento exterior”.

Dos décadas después de publicarse el informe, la situación empeoró cuando el gobierno del presidente Clinton aprobó el Tratado de Libre Comercio, el cual eliminó uno de los atractivos competitivos de Puerto Rico, y el gobierno de Rosselló-Romero cabildeó y consiguió la eliminación de la 936 sin ningún plan para reemplazarla.

Un Congreso disfuncional con poderes plenarios sobre el territorio; unos banqueros de inversiones prestando fondos sin tener fuente de repago; una clase política irresponsable; y un electorado en negación nos han creado el escenario draconiano por el cual atraviesa el país.

Otras columnas de Ángel Collado Schwarz

jueves, 1 de noviembre de 2018

Las enseñanzas de Israel

El profesor Ángel Collado Schwarz cita avances de Israel en el campo de la alta tecnología, la medicina y otros que representan enseñanzas para otros pueblos

jueves, 27 de septiembre de 2018

El cáncer de la corrupción

El profesor Ángel Collado Schwarz plantea que está en manos de los ciudadanos honestos forzar a la clase política para que ponga en vigor amplias medidas para combatir la corrupción como las recomendadas desde 2015 por la Comisión de Derechos Civiles

jueves, 30 de agosto de 2018

La colonia 120 años después

El profesor Ángel Collado comenta un ensayo sobre la relación colonial de Puerto Rico con los Estados Unidos, escrito en 1998 por el exsecretario de Justicia, José Trías Monge, y destaca la pertinencia de esa reflexión al presente

💬Ver 0 comentarios