Silverio Pérez

Tribuna Invitada

Por Silverio Pérez
💬 0

Hacerse el sueco para lo positivo

En mi casa se utilizaba ese refrán de “hacerse el sueco” cuando uno se desentendía y no ponía atención a las reclamaciones que se nos hacían por responsabilidades dejadas de cumplir. Esa frase tomó relevancia en mí una vez más cuando, acabadito de llegar de los países escandinavos, Suecia entre ellos, escuché a alguien reaccionar ante la noticia de unos arrestos por parte del FBI de unos contratistas y un empleado cercano al presidente del Senado, diciendo: Thomas Rivera Schatz se quiere hacer el sueco.

Ya quisiera yo que el presidente del Senado y muchos políticos intentaran hacerse los suecos, pero en el buen sentido de la frase: imitando los logros de Suecia y otros países de esa región.

Por dos semanas disfruté e indagué sobre cómo se vive en Dinamarca, Suecia y Finlandia, entre otros, para renovar esperanzas de que, a pesar del descalabro en la calidad de vida que experimentamos en Puerto Rico, los seres humanos somos capaces de construir países felices. En el programa radial Voz Alternativa, que cada domingo realiza la compañera socióloga y economista Marcia Rivera, tuve la oportunidad de conversar junto al profesor José Muratti, sobre lo observado en esa región del planeta.

Los países escandinavos tienen modelos de sociedad y de economía con excelentes resultados probados, no con opiniones de algunos, sino con números y estadísticas de organismos internacionales. En el Índice de Desarrollo Humano mundial, que elabora las Naciones Unidas para medir el progreso de un país y el nivel de vida de sus habitantes, Noruega, Suecia, Dinamarca y Finlandia se encuentran entre los que mejor calidad de vida tienen y sostienen desde hace muchos años. En el índice de 2018, Estados Unidos no está incluido entre la primera docena de países. Puerto Rico apareció por primera vez en el lugar número 39, aunque en el nivel de desigualdad, desgraciadamente somos de los peores.

Estos países escandinavos se encuentran también entre los primeros puestos del ranking de menor corrupción del sector gubernamental y del mayor porciento de confianza de la gente en sus instituciones públicas. En el mercado laboral, se refleja una mayor equidad entre hombres y mujeres en cuanto a oportunidades, salarios y condiciones de trabajo. Los gobiernos suelen tener políticas para asegurar igualdad de género en la administración pública. La vida cotidiana es sencilla y se basa mucho en la noción del bien público y uso compartido de las cosas. Por eso, el primer recurso de transportación en el que un sueco o danés piensa es la bicicleta, pues esta lo llevará a una estación de autobús o tren desde donde llegará a cualquier lugar que interese ir. Por eso el auto privado es un lujo.

En el patio de la casa de Kim Rosner Pedersen, abogado que trabaja en el servicio público, le escuché decir que no resentía para nada pagar un 46% de contribución sobre ingresos pues, por un lado, no tenía que pagar absolutamente nada por los servicios de salud, no importaba la condición o enfermedad que tuviera que enfrentar; nada por la educación hasta completar un bachillerato; nada de peajes en las carreteras, y así sucesivamente. Y, por otro lado, contribuía a que los que tuvieran salarios menores, o inmigrantes, pudieran disfrutar de esas mismas oportunidades en salud y educación.

Es admirable también la relación con la naturaleza y el compromiso con la preservación del ambiente, en la cual involucran al ciudadano común. En el aeropuerto de Dinamarca veíamos carteles que proclamaban que para 2025 esta sería una instalación totalmente libre de emisiones tóxicas. Se respira paz, tranquilidad y buena calidad de vida en estos países. No hay personas sin techo y adictos en las calles de las principales ciudades.

No sería honesto pasar inadvertido que el contexto social e histórico de estos países es distinto a Puerto Rico, pero obviar que un mejor país es posible cuando hay la voluntad de hacerlo, tampoco lo sería. Hagámonos los suecos para lo positivo. ¿Vale?

Otras columnas de Silverio Pérez

martes, 9 de julio de 2019

La tierra del Edén y del desdén

Silverio Pérez declara que "cuando creo que ya nada me sorprende se abre un nuevo capítulo de esta obra del absurdo que nos ha tocado vivir"

martes, 21 de mayo de 2019

Más allá del Jardín Hundido

Silverio Pérez expresa que el gobernador hace bien en convocar al país a enfrentar la Junta, pero debe reconocer que la confianza en sus gestiones está deteriorada

martes, 7 de mayo de 2019

La experiencia universitaria

Silverio Pérez indica que el gobierno de Ricardo le ha pasado la papa caliente del desmantelamiento de la UPR a la Junta de Control Fiscal

💬Ver 0 comentarios