Jorge Colón Gerena

Punto de Vista

Por Jorge Colón Gerena
💬 0

Hacia una reapertura justa y de beneficio para todos

Entre críticas y elogios, Puerto Rico ha dado el ejemplo en cuanto al manejo de COVID-19 (coronavirus). Fuimos entre las primeras jurisdicciones de los Estados Unidos en implementar medidas preventivas como el toque de queda, limitar la circulación de vehículos por tablilla, exigir el uso de mascarillas y “hand sanitizer” en todo momento, establecer protocolos de sanidad en los establecimientos y limitar la actividad comercial. No ha sido un proceso perfecto, pero ha sido un esfuerzo años luz por delante de los demás.

De igual forma, la reapertura paulatina de Puerto Rico luego de casi 80 días de “cierre” apunta a que también será un ejemplo para el resto del mundo. Mientras que en otras ciudades y países este es un tema controvertible y altamente politizado, acá en la isla la Orden Ejecutiva que flexibiliza los términos de la cuarentena ha tenido – por lo general – el visto bueno de la ciudadanía privada y corporativa.

Nadie puede cuestionar la importancia de continuar abriendo la economía, poco a poco, con las precauciones necesarias, y comenzar a movilizarla. Está en nosotros – tanto los consumidores como las empresas – lograrlo de manera justa y responsable. Todos hemos sentido el impacto de la pandemia; todos hemos hecho sacrificios. En lo que compete a la industria que represento, los restaurantes, la segunda industria en cantidad de empleos en la isla, ha enfrentado serios trastoques a través de los últimos años, y la pandemia y cuarentena la han impactado aún más severamente. Ahora, ante el cierre de nuestros salones, volvemos a adaptar nuestro modelo de negocio, fortaleciendo áreas como la auto-ventanilla y servicio “pick up”, entre otras medidas. Similarmente, los negocios y las personas también han tenido que adaptarse a nuevas realidades. ¿Cuántos hogares se han convertido en lugares de trabajo y en salones de clases?

La realidad bajo la cual hemos estado viviendo nos ha preparado para volver a la normalidad con foco y propósito. Todos los comercios debemos asegurar una reapertura comedida, priorizando la seguridad, el bienestar y la salud de nuestros empleados y clientes. Para lograrlo, las empresas y los consumidores tenemos que tomar las medidas necesarias y respetar las normativas, por difíciles que sean. Esto significa nuevos protocolos de sanidad e higiene en los establecimientos. También significa cumplimiento de parte de los consumidores. Recordemos que la flexibilización no significa que la pandemia ha finalizado. 

Debemos reabrir y reactivar la economía y salvaguardar la salud de nuestra gente. En mi caso, hemos establecido medidas de protección para nuestros empleados y clientes, asegurando y llevando a otro nivel la calidad y servicio al que están acostumbrados, y continuaremos adaptándonos a los nuevos tiempos. Los restaurantes, y el comercio en general, han estado ahí para apoyar a la gente e impulsar el desarrollo económico de la isla. En esta fase de reapertura, en la que hemos invertido múltiples recursos para lograr la protección y tranquilidad de todos, es importante que los consumidores nos apoyen también, protegidos y siguiendo los protocolos, pero visitando los negocios y ayudando a que, dentro de esta nueva realidad, volvamos poco a poco a reactivar la economía y nuestro país. 

Puerto Rico debe volver a trabajar, quiere volver a servir, volver a vivir. Este es el momento para demostrar nuevamente nuestra tenacidad como pueblo, moviéndonos hacia adelante y con cautela.

💬Ver 0 comentarios