Kenneth McClintock

Tribuna Invitada

Por Kenneth McClintock
💬 0

¿Hamilton en Singapur?

De leerlo, Lin-Manuel y su padre Luis se preguntarían a qué se refiere ese titular, ya que la obra Hamilton no se ha escenificado, ni hay planes aún de escenificarlo, en Singapur.  Ese es el país que, como parte de una delegación de nuestro sector privado, estudié por una semana el verano pasado para identificar elementos positivos (porque también los hay negativos) del milagro de progreso y eficiencia de Singapur que podríamos aspirar a emular en nuestro territorio.

Singapur es una isla, muy similar a Puerto Rico, que ha visto una transformación en el pasado medio siglo, caracterizado por la innovación, eficiencia y resiliencia, tecnología y crecimiento económico, que opaca en gran medida su reconocimiento limitado de los derechos humanos y un grado de discrimen étnico, entre otros elementos negativos.

¿Y qué tiene que ver esto con la obra Hamilton, creación de Lin-Manuel Miranda, el genio boricua de nuestros tiempos, reconocido como tal por la fundación MacArthur, y los varios galardones que ha acumulado a temprana edad, entre ellos, un Premio Pulitzer, un Emmy, varios Grammys y Tonys y un Kennedy Center Honors?

El musical Hamilton enfrentó su mayor crisis operacional cuando sus productores el 23 de diciembre ordenaron cancelar las funciones en el Teatro de la UPR.  “¡Esto se jo…, digo, chavó!”, pensarían muchos.  Sin embargo, como habrían hecho en Singapur, la administración Rosselló y la junta bipartita  del Centro de Bellas Artes Luis A. Ferré (Cbalaf) actuando unánimemente, y su presidente Eduardo Arosemena, junto al director del Instituto de Cultura Carlos Ruiz, se dieron a la tarea, apenas 19 días antes de la función inaugural de persuadir a productores a ceder fechas reservadas en conflicto, inspirar a los trabajadores del Cbalaf a instalar el escenario en tiempo record, y habilitar la Sala de Festivales Antonio Paoli como si el espacio hubiese sido reservado hace seis meses atrás.

Por su parte, TicketPop, con gran rapidez logró reubicar a más de cinco mil personas con boletos para las tres funciones que habían sido canceladas para el 8, 9 y 10 de enero (incluyendo los boletos de mi familia para los cuales hice fila por ocho horas y media en la UPR,  mi alma mater).

Nuestros sectores público y privado han demostrado un alto grado de resiliencia en manejar, al estilo característico de Singapur, una complicada situación inesperada provocada por una irresponsable y egoísta advertencia/amenaza emitida por la Hermandad de Empleados Exentos no Docentes (Heend).  Debemos extender a otras situaciones ese mismo “espíritu de Hamilton”, que incluyó desarrollar un “Plan B” en horas, apelar a los buenos sentimientos de productores artísticos afectados, lograr que decenas de empleados públicos del Cbalaf y otras agencias trabajaran horas largas en plenas Navidades, y que otros vieran sus vacaciones afectadas o canceladas.  Si adoptamos ese “espíritu de Hamilton” para transformar nuestro futuro a uno de innovación y progreso,  tendremos poco o nada que envidiarle a Singapur en el futuro.

Mientras tanto, ¡qué empiece la función (transformativa para Puerto Rico) de Hamilton!

Otras columnas de Kenneth McClintock

lunes, 24 de diciembre de 2018

Earthrise: los 50 años del Apolo VIII

Kenneth D. McClintock, exsecretario de Estado, describe el momento en que la nave espacial se comunica con la Tierra desde la órbita lunar

jueves, 13 de diciembre de 2018

Un gallo picoteado y muerto: símbolo del territorio

El exsecretario de Estado, Kenneth McClintock opina que por ser un territorio, sin un bloque de congresistas en Washington, Puerto Rico no pudo combatir la prohibición federal de las peleas de gallo

sábado, 1 de diciembre de 2018

“¡Yo quiero Estadidad ahora!”

Esta frase de George H.W. Bush lo dejó incorporado en la historia de Puerto Rico, argumenta Kenneth McClintock

💬Ver 0 comentarios