Rolando Ortiz Velázquez

Tribuna Invitada

Por Rolando Ortiz Velázquez
💬 0

Hasta año nuevo sin luz eléctrica

Pronosticar que la ciudad de Cayey y muchos pueblos vecinos de la montaña pudieran estar sin servicio de energía eléctrica hasta el año 2019, pudiera ser una exageración a los oídos de muchos. Para mí, y los que conforman mi equipo de trabajo es una posibilidad que constatamos a diario en nuestros recorridos por barrios, caminos y bolsillos donde no hay poste, cable, transformador y hasta conduleto que no hayamos incluido en nuestra base de datos para ilustrarle a la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) donde concentrar sus esfuerzos.

A esta identificación de necesidades se añade además la crudeza del dolor humano: la bitácora de los ancianos encamados, del niño que necesita una máquina de oxígeno para su condición de asma, o el cayeyano del negocio de la esquina que no llega a fin de mes con su colmado abierto por los costos de diésel o gasolina en el generador con el que pretende darle vida a la actividad económica con la que sostiene su familia.

En la actualidad solo 3 brigadas de la AEE tratan de remediar esta situación. Con una veintena de excelentes servidores públicos, a los que el cansancio físico les va drenando energía, la gerencia de esa agencia del gobierno central pretende alumbrar a los cayeyanos y sus vecinos de Cidra, Aibonito y Comerío. Pero eso no es suficiente y esa misma gerencia lo sabe. Se puede realizar todo el trabajo a nivel local que se quiera, pero si no se levanta la subestación de línea 38.500 que proviene de la estación de Aguirre con más de 115 mil kilovatios, no hacemos nada.

Esa es la línea que trae el poder de la energía a la subestación de Mogote y por ende a Cayey para de ahí distribuirse a los otros pueblos hermanos de la montaña.

La respuesta rápida y decidida a esta situación de emergencia no debe hacerse esperar.  El estar sin servicio de luz ya les quitó 6 vidas valiosas a las familias cayeyanas y quien sabe cuántas a las familias de la región. A casi 2 meses de la pesadilla que fue María para todos, muchos de nuestros comercios permanecen cerrados y el sector industrial trabaja jornadas parciales que han perjudicado su producción y amenaza con reducciones en la plantilla de sus empleados. Esa cadena de obstáculos en la actividad económica tiene como consecuencia una baja sustancial en los recaudos que entran al fisco del gobierno local, poniendo en riesgo los empleos públicos y los servicios básicos que nuestra gente demanda.

Creo que la gerencia de Energía Eléctrica tiene más de una razón para repensar su plan de trabajo en los pueblos de la montaña. Ojalá se intensifiquen los esfuerzos de más brigadas para Cayey y la montaña y mi pronóstico quede abolido. Estoy seguro que son muchos los que como yo desean que volvamos a la normalidad y que nuestras familias puedan celebrar una Navidad feliz.

Otras columnas de Rolando Ortiz Velázquez

lunes, 6 de agosto de 2018

Municipios vs. Counties

Rolando Ortiz Velázquez, líder de los alcaldes populares, declara que con los condados, el gobernador busca quitarles a los municipios los ingresos por contribución sobre la propiedad

💬Ver 0 comentarios