Lisandra Maldonado Rivera

Tribuna Invitada

Por Lisandra Maldonado Rivera
💬 0

Hay muchas razones para dar gracias

Esta semana, la familia puertorriqueña se reúne para conmemorar dos trascendentales eventos: el Día de Acción de Gracias y el día número 60 del impacto del huracán María.

No cabe la menor duda de que Puerto Rico sufrió dramáticos cambios con el paso de María. Por lo menos 55 personas perdieron la vida como consecuencia directa de este fenómeno atmosférico. Sobre 100 mil ciudadanos vieron sus hogares destruidos, más de 70 mil tomaron la difícil decisión de emigrar hacia estados como Florida y Texas, escapando de los estragos, y todavía poco más de la mitad de la gente se encuentra sin servicio eléctrico, entre otros efectos que seguiremos sintiendo por meses.

María fue un evento que no podemos y no debemos olvidar. Las lecciones de lo que aquí pasó tienen que ser recordadas para hacer los cambios necesarios para reducir estos históricos daños que sufrimos en caso de que nos impacte otro huracán.

Ante este panorama, nuestra gente se presta a celebrar “Thanksgiving”, un día que marca el inicio de la temporada Navideña. Tradicionalmente ese día damos gracias a Dios por las bendiciones que nos ha dado y este año tenemos mucho que agradecer.

Puerto Rico realmente es una isla bendecida. Tenemos tanto que agradecerle al Creador que esta columna no dará a basto. Agradecemos que la represa de Guajataca no colapsó como se temía durante las primeras horas tras el impacto de este histórico ciclón. Eso hubiese sido desastroso, al colocar en riesgo la vida de casi 150 mil personas.

Damos gracias por la intervención de tanta gente para evitar mayores pérdidas humanas. Personas que sacrificaron su vida en Toa Baja, Cataño, Corozal, Barranquitas y tantos otros pueblos, para rescatar a extraños de situaciones difíciles como inundaciones, crecidas de ríos y derrumbes.

Tenemos que agradecer la ayuda de miles de voluntarios que vinieron a esta isla dar de su tiempo y esfuerzo para ayudarnos en tiempos de crisis. Todas esas personas que, armados con aplomo, salían a las calles oscuras de Puerto Rico para socorrer a otros merecen el agradecimiento de todo el pueblo.

También tenemos que dar gracias a nuestros servidores públicos, quienes han laborado extensas horas, dejando a sus familias atrás para restablecer los servicios básicos de electricidad y agua, al igual que para proveer seguridad en las calles y comenzar los trabajos de reconstrucción.

Damos gracias a los padres y estudiantes, que en medio de la crisis nunca perdieron la fe de que volverían a ir a la escuela. Gracias a los maestros y demás personal escolar que limpiaron los planteles para recibir a nuestros niños.

Gracias también tenemos que dar al ejército de médicos y enfermeras que trabajaron días sin descansar para asegurarse de que se les brindaba el mejor cuidado a los pacientes.

Sí, hemos cogido un duro golpe, peronos estamos levantando como pueblo y eso debemos celebrar este Día de Acción de Gracias.

Otras columnas de Lisandra Maldonado Rivera

💬Ver 0 comentarios