Eduardo Villanueva

Punto de vista

Por Eduardo Villanueva
💬 0

Hay que hacer valer los derechos humanos en Puerto Rico

Hoy es Día Internacional de los Derechos Humanos en el mundo. Una idea de una mujer compleja y laboriosa como lo fue Eleonor Roosevelt. Desde 1948 venimos conceptualizando en teoría lo que deben ser los derechos humanos para la humanidad. Son aquellos que pertenecen al ser humano por ser humano, porque son inherentes a su naturaleza. Nuestra Carta de Derechos, artículo dos de la Constitución de Puerto Rico, se redactó en gran parte basada en el texto de la Declaración Universal de Derechos Humanos. El profesor Rolando Emmanueli señala que no menos de cien veces, aparecen en nuestra jurisprudencia citas basadas en la Declaración Universal de Derechos Humanos, o en tratados internacionales y a veces se confunden los derechos civiles con los humanos.

   Un principio fundamental de la Carta de Derechos es que la dignidad del ser humano es inviolable. La dignidad del ser humano como valor va más allá del concepto del derecho a la intimidad, como lo señala el profesor Carlos Ramos. Para garantizar la dignidad del ser humano, hay que establecer un entramado de derechos y un clima social que garantice vivienda, educación, empleo, servicios de salud adecuados y seguridad pública a todo ciudadano. Esa garantía de derechos sociales tiene que ir sobre la condición económica, el género, la raza (hay una sola, la raza humana), el color, la clase social y la preferencia de status político, que es menos que la ideología en su sentido más amplio. 

   En nuestra patria, igualmente, debe garantizarse el derecho a la nacionalidad y una ciudadanía plena de derechos que corresponda a la nacionalidad puertorriqueña, que le es consustancial. Nuestra condición colonial, impuesta por los Estados Unidos, ha impedido el desarrollo pleno de estos derechos humanos y en ocasiones, los ha coartado de manera casi definitiva. Por ello es que se dice que el coloniaje  es un crimen contra la humanidad, no importa el país que lo padezca. Mientras ello ocurra, se ofenden los principios básicos de convivencia internacional. Toda nación tiene derecho a preservar su identidad, su idioma primario, su antropogénesis y sus fronteras. Acceder a que una nación sea absorbida por otra o asimilada en su entronque cultural, es renunciar a la preservación de un ente sociológico que es insustituible para el acervo cultural de la humanidad. Permitir la desaparición de una nación es la más grave violación a los derechos humanos de un pueblo.

     Nuestras escuelas de Derecho tienen el reto de educar y preservar estos principios de convivencia universal. Los juristas deben internalizar estos conceptos y compartirlos con nuestro pueblo para que no medre la ignorancia, la posibilidad del subdesarrollo moral y la venta de la primogenitura por un plato de lentejas. Ningún gobierno, ni sus constituyentes, deben descansar mientras haya 60% de pobres en el país y casi la totalidad de esa masa pobre dependa del PAN. Mientras la salud sea un servicio de privilegio para unos pocos. Mientras se desmadra la universidad pública y proliferan los contratos de más de trescientos dólares la hora. Tenemos jóvenes mal nutridos que dependen de la caridad y de comedores sociales. La caridad social no puede ser solo una expresión de misa o de culto dominguero. Los Derechos Humanos tienen que ser privilegio de todos, no lujo de unos pocos en nuestro país. 

Otras columnas de Eduardo Villanueva

martes, 24 de marzo de 2020

Coronavirus: el conflicto y la cooperación

Hay que lograr que la naturaleza encienda el imperio de los sentidos, para que las potencias de la razón se maximicen y no solo la tecnología sea instrumento de uniformidad, dice Eduardo Villanueva

domingo, 8 de marzo de 2020

El valor de la mujer todos los días

Los hombres desde niños deben ser educados por sus padres hacia el respeto pleno y la valoración de la mujer, afirma el licenciado Eduardo Villanueva

lunes, 2 de marzo de 2020

Despedida a Rafael Cancel Miranda

Don Rafael Cancel Miranda ofrendó su vida plena de valor y sacrificio y su libertad para que la nación puertorriqueña preservara su derecho a ser libre, sostiene Eduardo Villanueva

💬Ver 0 comentarios