Ruth Merino

Buscapié

Por Ruth Merino
💬 0

He Jiankui

¿Se acuerdan de He Jiankui? A veces hasta aquellas noticias que acapararon toda nuestra atención parecen esfumarse de nuestra memoria. De manera que permítanme decirles que así se llama el genetista chino que alarmó a los expertos e inexpertos por igual cuando anunció en noviembre pasado que había modificado los genes de siete embriones.

Pero eso no es todo. Añadió que había implantado dos embriones en una mujer que luego dio a luz dos niñas que, según dijo, gozaban de buena salud.

La comunidad científica, sin embargo, no se sintió satisfecha con sus explicaciones sobre los procedimientos realizados. Y el gobierno chino señaló que Jianku había violado las leyes del país.

¿Y cuál fue el propósito de este investigador? Eliminar genes que, según explicó ante asombrados y escépticos colegas, representaban para ambas niñas el peligro de que pudieran contraer sida en el futuro. Jiankui protagonizó un verdadero escándalo científico al dar a conocer que había creado los primeros bebés del mundo “editados genéticamente”. A nivel internacional, las reacciones fueron mayormente negativas por el peligro que representan estas técnicas, todavía en proceso de desarrollarse y perfeccionarse.

Su nombre, aventuras y desventuras estuvieron nuevamente en los medios en estos días cuando un genetista británico dijo que Jianku estaba bajo vigilancia armada en su universidad. Añadió que hasta enfrentaría acusaciones por corrupción y soborno.

Aunque Jianku se apresuró a desmentir estos hechos, es obvio que enfrenta problemas serios: su universidad aclaró que nada se sabía oficialmente sobre sus investigaciones y que él estaba con un permiso sin sueldo desde febrero de 2018. Además, 120 científicos chinos han denunciado públicamente su trabajo.

Hollywood, por supuesto, ya nos ha asustado y preocupado con filmes en que hombres y mujeres vestidos con batas blancas trabajan en laboratorios relucientes tratando de desentrañar los misterios de nuestra vida.

Está claro: la curiosidad infinita de nuestra especie nos lleva por caminos a menudo azarosos. Y demasiado tentadores…


Otras columnas de Ruth Merino

domingo, 10 de marzo de 2019

Combatiendo el sida

Ruth Merino indica que, apesar de los adelantos investigativos, aún está lejos la cura del VIH

domingo, 24 de febrero de 2019

Pasado/Presente

La periodista Ruth Merino reflexiona sobre cómo el ser humano jamás ha cesado de buscar cómo resolver los grandes problemas de su tiempo y destaca como constante el espíritu de lucha para lograr el máximo desarrollo

domingo, 10 de febrero de 2019

Una mujer intrépida y desafiante

La periodista Ruth Merino argumenta sobre la labor de la corresponsal de guerra Marie Colvin, su trágica muerte y la indemnización millonaria reclamada por su familia.

domingo, 27 de enero de 2019

Camino de la mano...

La periodista Ruth Merino relata su experiencia de visualizar el mundo a través de la obra de Yuval Noah Harari

💬Ver 0 comentarios