Emilio Pantojas García

Tribuna Invitada

Por Emilio Pantojas García
💬 0

Hemos creado un corredor de la muerte

En la década del sesenta se inició en el sur de Puerto Rico el desarrollo de un complejo petroquímico desde Guayama, con la Phillips Petroleum, hasta Peñuelas, con la Corco y la Union Carbide. Este complejo, complementado con la refinería Sun Oil en Yabucoa, estableció en Puerto Rico la parte más contaminante del proceso de refinación y producción petroquímica con la promesa de generar plantas manufactureras que utilizarían los derivados de petróleo para producir mercancías que generarían millones de dólares en ingresos y alrededor de 100,000 empleos.

Para los años setenta, tres científicos puertorriqueños advertían que el establecimiento y desarrollo de este complejo petroquímico en la isla traería un gran incremento en enfermedades respiratorias. Años después Puerto Rico se convertiría en uno de los países del hemisferio americano con más incidencia de enfermedades respiratorias, según la Coalición de Asma y otras Condiciones Respiratorias Crónicas de Puerto Rico (CACRPR) y según anticiparon en los setenta los Profesores Tomás Morales Cardona, Neftalí García y Máximo Cerame Vivas. La contaminación y las enfermedades respiratorias sí llegaron, las “plantas satélites”, los millones en ingresos y miles los empleos no llegarían.

Décadas más tarde se habla de diversificar las fuentes de energía eléctrica para abaratar costos y estimular la actividad económica. Una vez más se promueven inversiones norteamericanas en empresas altamente contaminantes que utilizan combustibles que generan desperdicios tóxicos (cenizas) y gases de invernadero.

AES Puerto Rico en Guayama, y Eco-Eléctrica en Peñuelas son los ejes geográficos este nuevo complejo de industrias contaminantes. Me pregunto por qué el sur de Puerto Rico ha sido convertido en un “corredor de la muerte”, una zona altamente contaminada sobre la que se continúan desarrollando y proponiendo proyectos tóxicos como el vertedero de Peñuelas, el gasoducto del sur y la “vía verde.” Me pregunto también si, como en Vieques, las poblaciones del sur sufren tasas más altas de enfermedades causadas por contaminación ambiental.

Es curioso que en un país en el que la luz solar fluctúa entre 11 y 13 horas durante todo el año no se haya pensado en el sol como fuente fundamental para la energía eléctrica. Tampoco se explota adecuadamente la fuente energética de los vientos, ni del gas metano que producen los ya abundantes vertederos del país.

Es un acto de lesa humanidad que leyes y proyectos de reestructuración energética no contemplen estas fuentes como ejes de nuestro futuro energético y las traten como “problemáticas” para resolver la crisis fiscal de la AEE, obstruyendo su implantación por “razones económicas”. 

Los intereses de los bonistas y el cartel del petróleo ligado a la AEE, el de los camioneros inconscientes y los políticos corruptos dispuestos a sacrificar el futuro de sus hijos e hijas, no pueden anteponerse a lasalud de este pueblo. Como puertorriqueños, somos custodios de los bienes naturales y sociales de esta isla. Existen alternativas sustentables y ecológicamente responsables para resolver la crisis. Ese es el futuro que debemos explorar y no seguir transitando por el corredor de la muerte que hemos creado. 

Otras columnas de Emilio Pantojas García

viernes, 16 de noviembre de 2018

El dedazo político en Puerto Rico

El sociólogo Emilio Pantojas argumenta sobre la pretensión de convertir “la cosa pública” en patrimonio personal y familiar mediante las designaciones “de dedo” en la dirección de los gobiernos municipales

miércoles, 24 de octubre de 2018

Por eso estamos como estamos

Emilio Pantojas García declara que , por primera vez, coincide con un juicio de Donald Trump: la clase política puertorriqueña es totalmente inepta

💬Ver 0 comentarios