Hiram Sánchez Martínez

Punto de vista

Por Hiram Sánchez Martínez
💬 0

Hiram Sánchez Martínez: en espera de una confidencia

Un domingo 7 de enero, hace dos años, como a las ocho de la mañana, recibí una llamada del guardia de la caseta de entrada a la urbanización: “Hay dos policías que quieren verlo”. Entonces, experimenté la más demoledora de las sospechas. Me volví hacia mi esposa y le dije: “Vienen dos policías a darnos una mala noticia”. Solo nos restaba averiguar en qué circunstancias nuestro hijo mayor, que vivía con nosotros, había muerto.

Era evidente que los policías no sabían cómo darnos la noticia. Yo rompí el hielo: “¿Nuestro hijo ha…?”. “Fue víctima del delito de asesinato”. Mi sospecha se hizo certeza. A base de mis preguntas, fue soltando el resto de la información que tenía hasta ese momento. “Intentaba tomar el número de la tablilla del vehículo desde el cual él vio que habían hecho un disparo al aire; al notar que se les acercó, los individuos se detuvieron y uno de ellos le disparó cinco veces. La novia se lanzó debajo del ‘dash’ y resultó ilesa. A él lo alcanzaron tres de los proyectiles”.

Debió haber sido porque mi esposa y yo mantuvimos la calma y no dimos muestras de histeria que, antes de irse, uno de ellos me preguntó: “¿Usted se lo esperaba?”. Y no tuve que pensarlo dos veces: “Claro que sí. Todos los padres que tenemos hijos que salen de noche a la calle esperamos esto. Siempre creemos que le pasará a los hijos de otro, hasta que nos pasa a nosotros”.

Lo cual era cierto. Es horroroso admitir que uno llega a acostumbrarse a ver en los noticiarios los rotulitos amarillos esparcidos en el suelo para marcar dónde cayeron los casquillos de las balas y, al lado o dentro de un carro lleno de perforaciones, los cuerpos de otros seres humanos abatidos por los disparos de los matones insensatos que no respetan la vida de nadie. Pero, como no conocemos a la víctima nos quedamos como si tal cosa. Tengo una hija y sigo pensando que nada malo le pasará, pero... Sé que cada vez que sale a la calle se arriesga a perder la vida. A lo mismo que nos arriesgamos todos cuando salimos.

El crimen de mi hijo ha quedado sin esclarecer, lo mismo que el de miles de asesinatos habidos en el pasado y continúan produciéndose en el presente. Y si pensamos que la impunidad no debería ser una opción, lo es, porque la Policía no ha asignado el suficiente personal y equipo para investigar esos delitos. Si no lo creen pregúntenles a los que están a cargo: ¿cuántos agentes investigadores están asignados a las Divisiones de Homicidios?, ¿cuántos turnos de trabajo existen en esas divisiones durante las 24 horas del día, si no es que simplemente se trabaja de ocho a cinco? ¿Y los fines de semana? ¿Con qué frecuencia se les da adiestramiento y quién lo hace? ¿Qué aprovechamiento hacen de los avances de las ciencias forenses en Puerto Rico y Estados Unidos? ¿Cuál es la calidad del trabajo de apoyo que reciben del Negociado de Ciencias Forenses, del FBI, de ATF?

En otros lugares del mundo existen divisiones especializadas para trabajarlos casos que llevan años sin resolverse. También se les da la oportunidad a investigadores, fiscales y jueces de lo penal ya jubilados para formar equipos de trabajo para esta misma tarea, de modo que los investigadores en funciones puedan dedicar sus esfuerzos a crímenes más recientes. ¿Cuándo se nos ocurrirá hacerlo en Puerto Rico? Sé de algunos que lo harían gratis.

Mientras tanto, seguiremos viendo el reguero de muertos en nuestras calles, a cualquier hora del día o de la noche, de cualquier edad y sexo; y a la Policía “investigando” —como en el juego de la Candelita (“por allá jumea”)— y esperando detrás de un teléfono, como me dijeron respecto al asesinato de mi hijo, a que alguien llame para dar una confidencia.

Otras columnas de Hiram Sánchez Martínez

sábado, 22 de febrero de 2020

Trump y los casos sub júdice

Hemos visto con estupor que el presidente trata a su secretario de Justicia como si fuera un participante más del ‘reality show’ que él ha montado en la Casa Blanca, escribe Hiram Sánchez Martínez

martes, 11 de febrero de 2020

La crisis de los hospitales: ni el médico chino

¿Si luego de un terremoto catastrófico no quedara el Hospital de Trauma en pie, quién y cómo se atenderán las víctimas? No podríamos traer al médico chino, dice Hiram Sánchez Martínez

lunes, 20 de enero de 2020

Hiram Sánchez Martínez: Fallout Shelter

Hiram Sánchez comenta vivencias de la era de la Guerra Fría y alude a los temores que surgen tras el asesinato del general iraní Qasem Soleimani

martes, 14 de enero de 2020

Jensen no quiere un jurado para su caso

El caso de Jensen ha desatado un interés mediático abrumador. Así ha explicado el abogado su decisión de renunciar a su derecho a juicio por jurado. Y tiene razón, escribe Hiram Sánchez Martínez

💬Ver 0 comentarios