Idia M. Martínez Torres

Punto de Vista

Por Idia M. Martínez Torres
💬 0

Hola, febrero

La despedida de enero se ha convertido en uno de los temas de moda. Definitivamente la inventiva y la creatividad de los boricuas no tiene comparación, pues para bien o para mal, hemos aprendido a reírnos de nuestras propias desgracias.

No cabe duda de que en enero hemos vivido muchos sucesos que nos han pegado fuerte. Pasar lista sobre ellos solo abonaría a crear mayor ansiedad en una comunidad suficientemente estresada, que ha puesto toda su esperanza en que, con el final de enero, también sus problemas se vayan.

Valoro el optimismo y hasta la oportunidad de sentir un poco del ambiente festivo que los sismos nos arrebataron el Día de Reyes, sin permitirnos saborear nuestra celebración cumbre y las esperadas octavitas. Pero confío en que el tema no se quede en lo superficial y liviano, y que al igual que muchos hacemos a final del año, reflexionemos sobre lo que hemos hecho bien y sobre lo que como individuos y como pueblo hemos fallado.

Formular resoluciones para hacer las cosas mejores, procurar nuestro bienestar y crecimiento, debe ser responsabilidad de todos.

¿Nos han fallado las instituciones o hemos permitido que lo hagan? ¿Serán las iniciativas de solidaridad respuesta a la sensibilidad que provoca el temor en nosotros o seremos capaces de continuar gestando ayuda para los que siguen sufriendo por pérdidas materiales y emocionales? ¿Tomaremos medidas correctivas tanto en el sector público como en el privado o permitiremos que suceda otra emergencia para revisar los planes que nunca se ejecutaron? ¿Podremos ser más grandes que la intolerancia o permitiremos que nuestras diferencias nos sigan separando?

Creo en la capacidad de este pueblo y en que no necesitemos uvas ni chapuzones para materializar lo que anhelamos. No se trata de pasar una página en el almanaque, pero si nos sirve de motivación y fortalece la voluntad que necesitamos, entonces celebremos que el reloj finalmente marcó las 12 y demos la bienvenida a febrero.

Otras columnas de Idia M. Martínez Torres

💬Ver 0 comentarios