Anthony J. Falcón Kock

Punto de vista

Por Anthony J. Falcón Kock
💬 0

Hombre trans: tengo derecho a vivir con dignidad

Hace alrededor de un año participé de un conversatorio sobre lenguaje inclusivo en mi universidad en el cual la persona recurso en repetidas ocasiones se refirió a mí con pronombres incorrectos, aun cuando le corregí constantemente. Recuerdo salir de ese espacio sintiéndome humillado y vulnerable. Necesitaba ir al baño, pero estaba demasiado nervioso, al extremo que me sentí expuesto. Entré al salón y le pedí a un compañero que me acompañara y este lo hizo sin cuestionamiento alguno. 

El utilizar un baño público para una persona de experiencia trans es un reto diario que se convirtió en una sentencia de muerte para la joven Alexa. Como hombre de experiencia trans cuestiono el por qué mi seguridad y mi vida están en riesgo solo por existir. Una publicación con información incorrecta, alimentada por la desinformación, la ignorancia y la transfobia, acabó con la vida de esta hermana trans. Ese mismo lunes algo se apagó en nuestra hermosa comunidad, todxs le conocemos a Alexa, todos los días somos Alexa. 

La comunidad LGBTTQI+ no es ajena al discrimen, ni al prejuicio, ni a la indigencia, ni a la soledad, ni a los crímenes de odio. Hay personas a las que les gusta romantizar nuestras identidades bajo la premisa de que “solo queremos amar”. Si bien esto es cierto, también queremos vivir, queremos trabajar, queremos progresar en la vida. Las personas trans somos diversas, no hay un estándar en las transiciones, no buscamos satisfacer los ideales que tengan los demás de lo que “debe” ser un “hombre” o una “mujer”, ni tan siquiera hay quienes desean ser identificados dentro de un binarismo restrictivo que no encaja con su ser. 

El proceso de desconstrucción de los roles e identidades de género es uno continuo, y ni uno ni otro es razón para que alguien decida terminar con tu vida. Las redes sociales tienen el poder de unificar este país así como pasó el pasado verano. Sin embargo, esta vez fungieron como agente punitivo que terminó la vida de una persona joven e inocente, por usar el baño que le correspondía por ser mujer de experiencia trans, por ser indigente, por ser negra. 

La comunidad trans no tiene muchos recursos a su favor, y los que tiene están centralizados en el área metro, específicamente San Juan, lo que limita el alcance de estos. Una persona que viva fuera del área metro muchas veces hasta desconoce de estos programas, o no conoce otras personas que sean iguales con las que pueda compartir su experiencia. 

La comunidad es clave en el proceso de transición porque cuando ves a otras personas que han logrado metas viviendo abiertamente desde su experiencia trans, encuentras motivación para seguir con paso firme. 

Queremos justicia para Alexa. Queremos justicia para las personas trans.  Queremos vivir y vivir con dignidad.


Otras columnas de Anthony J. Falcón Kock

💬Ver 0 comentarios