Chu García

Tribuna Invitada

Por Chu García
💬 0

Hora cero para Félix Verdejo

Aunque no tuvo una carrera amateur brillante, nunca se dudó que Tito Trinidad, nacido en Fajardo y criado en Cupey Alto, sería un campeón mundial de mucho prestigio, ya que le sobraba calidad y humildad; pero no ha habido un boxeador puertorriqueño, desde Wilfredo Gómez y quizá Miguel Cotto, que haya recibido más elogios desde que debutó en el profesionalismo en 2012 que Félix Verdejo, quien recibió una bonificación de Top Rank de $600 mil, luego de la Olimpiada de Londres, en donde se apuntó dos triunfos antes del perder con el eventual ganador de la medalla de oro del peso liviano, Vasyl Lomachenko, 14-9, en cuartos de final, y que el ucraniano consideró su combate más duro.

Con su sonrisa noqueadora por delante, su técnica acrisolada, plasticidad de movimientos de pies y manos, más fortísima pegada, el hijo de Las Gladiolas fue apodado Diamante enseguida y se creyó a fines de 2015 que sería cuestión de meses que se sentara en trono mundial de las 135, al menos en la OMB.

Sin embargo, se fue apegando más a la diversión que al gimnasio, y su carrera en ascenso cayó en barrena a pesar de que seguía invicto, lo que se agudizó al sufrir una caída en una motocicleta, en agosto de 2016, y posteriormente un resbalón en una bañera mientras se duchaba el mismo mes de 2017 en Big Bear Lake, en California, con su muñeca derecha lesionada, y no pudo enfrentar el 22 de septiembre a Antonio Lozada, Jr., quien será finalmente su rival este sábado en el llamado Teatro del Madison Square Garden.

De acuerdo a su manager y entrenador, Ricky Márquez, él ha aprendido de sus adversidades fuera del ring y promete un Diamante mejor tallado y con más quilates, cosa de recuperar el tiempo perdido y retar posiblemente a Raymundo Beltrán, de México, que obtuvo la faja vacante de las 135 libras de la OMB cuando el británico Terry Flanagan se adjudicó la junior welter del mismo organismo.

Aunque tiene 32 nocauts en sus 38 victorias, con un par de reveses, incluso uno por la vía rápida, Lozada, soberano de la Fecarbox, ha comido mucho pichón últimamente: el récord global de sus pasadas cinco víctimas es de 76-77-9, lo que demuestra calidad inexistente.

De hecho, en 2010, él, que mide 5-10, fue noqueado por otro mexicano, Hugo Hernández, con marca de 15-9 en el presente y siete conquistadores por KO.

Tenemos, pues, que esperar un éxito arrollador de Verdejo, al que obviamente le llegó la hora cero.

Otras columnas de Chu García

miércoles, 12 de diciembre de 2018

No paran los dardos venenosos contra Messi

No basta ya que lo comparen insistentemente con Pelé y Maradona como el mejor futbolista de la historia, ni que actualmente suceda lo mismo con Cristiano Ronaldo, sino que este trío de calidad de platino no se cansa de lanzarles dardos venenosos a Messi, que mantiene su compostura y humildad sin responderles en la prensa o en las redes sociales.

miércoles, 28 de noviembre de 2018

Adriana Díaz encara enjambre de asiáticas

En el fondo no le debe molestar a Adriana Díaz que se encuentre a chinas, japonesas y coreanas en casi todos los torneos que compite, pero sí fastidiar que en el continente americano tenga que enfrentar a tantas asiáticas naturalizadas.

lunes, 26 de noviembre de 2018

No solo de mercadeo se sostiene el baloncesto

Desde que el fenecido Patrick Baumann se erigió como mandamás de FIBA, se cambió la óptica del baloncesto en los 215 países de su matrícula, con un mercadeo pujante y llevándole a imitar a FIFA, que cuenta con 211 federaciones futboleras.

lunes, 19 de noviembre de 2018

Ejemplarizante la pasión de Fernando Cabrera

Jamás pudo hacerse justicia en las Mayores, vistiendo el uniforme de tres equipos en siete pedazos de temporadas, lanzando en 132 partidos, compilando marca de 8-7, con efectividad 5.24, pero con 193 ponches en 175.1 entradas, el signo más positivo en sus estadías en Cleveland, Baltimore y Boston.

💬Ver 0 comentarios