Emilio Pantojas García

Tribuna Invitada

Por Emilio Pantojas García
💬 0

Hora cero para la UPR

Llegó la hora de la verdad. Después de una huelga que casi destruye a la Universidad de Puerto Rico e incontables propuestas de grupos que no llegaron a nada, irrumpió la fuerza destructora del huracán María. Ahora el debate es qué recortar, cómo recortarlo y si se puede, se debe, se quiere, o es conveniente “aumentar” costos de matrícula y cuotas para compensar recortes.

Al principio de la crisis fiscal la aportación del gobierno central a la UPR se fijó en $833 millones. Lo que protegió inicialmente, se convirtió a mediano plazo en una pérdida. A cambio de fijar la fórmula no se recibieron porciones de los nuevos impuestos aprobados.

La estrategia de la administración Rosselló ha sido sencilla: recorte y déjelos caer por su propio peso. El próximo año el gobierno aportará casi $300 millones menos que la fórmula fija y para el 2022 la aportación a la UPR será a mitad de esto.

De la huelga de 2010 aprendieron que la confrontación es más costosa, política y económicamente, que la indiferencia. En este momento, la Universidad está profundamente dividida entre sectores políticos y grupos de interés. La respuesta a los recortes ha sido defender férreamente intereses. La actitud que prevalece después de la huelga de 2017 y de María es: sálvese quien pueda.

Los problemas de administración ineficiente e insuficiencia de ingresos se conocen desde 2001. De hecho, bajo la Presidencia de Antonio García Padilla se aprobó un incremento anual automático en la matrícula, luego de la huelga de 2005. En 2011 y 2016, se produjeron informes con propuestas concretas y recomendaciones para reestructurar y hacer más eficientes las finanzas y la calidad de la educación en la UPR. Pero las fracciones universitarias se atrincheraron hasta unirse bajo el lema: “once recintos, una UPR”.

A ese lema fundamental se añadieron: cero recortes (presupuestarios y de programas), cero aumentos en costos de matrícula y cuotas, más cursos, mejores salarios y beneficios, y aumentar el número de plazas docentes y no docentes. Cualquier universitario que haya tomado un curso de metodología se daría cuenta que estas son demandas contradictorias.

En 2017 todas las soluciones propuestas de los distintos grupos universitarios se reducían a lo mismo: busquemos nuevas maneras de financiar lo que existe, no recortemos: sólo recompongamos, pero no reestructuremos. Estas propuestas chocaron con una verja de acero llamada administración Rosselló. Detrás de esta verja sólo hay un muro de granito llamado Junta de Supervisión Fiscal. La escritura está en “el muro”, Natalie Jaresko advirtió, hay que aumentar matrícula y cuotas y también cerrar recintos.

El país está quebrado y la demografía no nos favorece. El número de graduados de escuelas secundarias se ha reducido y, consecuentemente, se redujo el número de solicitudes de ingreso a los recintos de la UPR, así como de las universidades privadas. María aceleró todos los procesos.

El Recinto de Río piedras tendrá 1,000 estudiantes menos este segundo semestre. El Recinto de Humacao quedó destruido, costará $30 millones reconstruirlo y nada garantiza que la matrícula futura justifique la reconstrucción. El Recinto de Utuado tiene menos de mil estudiantes. Los profesores con permanencia en este recinto han tenido que completar sus programas en recintos aledaños.

Llegó la hora cero y no hay un plan estratégico, sólo planes fragmentarios para recortar y consolidar. Como el reino de Babilonia en el libro bíblico de Daniel, la UPR será contada, pesada, encontrada insuficiente y llevada a su fin como la conocemos. En el lenguaje de la Junta de Supervisión Fiscal, la UPR será ajustada a su “tamaño correcto” (“rightsizing”). Hay que prepararse para otro ciclo de destrucción.

Otras columnas de Emilio Pantojas García

sábado, 30 de junio de 2018

Asolados y desolados

El profesor Emilio Pantojas expone que los más vulnerables son realmente ciudadanos desamparados, abandonados a su suerte por el gobierno y los “contratistas” del gobierno.

💬Ver 0 comentarios