Chu García

Tribuna Invitada

Por Chu García
💬 0

Hora cero para Mónica Puig

Ya empieza a preocupar y hasta cansar la la cantaleta continua de Mónica Puig de que necesita hornear más su paciencia en pos de romper su mala racha: 5-7 en lo que va de año y que tuvo un tropezón grande al eliminarse en la primera ronda del Abierto de Miami, su patria chica, ante la china Xiyu Wang, 6-3, 6-1 y clasificada 190 en el ranking de la WTA.

Aunque Wang, de 17 primaveras fue la campeona juvenil de Estados Unidos en 2018, no deja de ser un traspié doloroso de Puig, que hace mes y medio, en una medida inesperada, despidió a su coach argentino, Nacho Todero, el cuarto de su carrera profesional, por Kamau Murray, que ganó galones con la estadounidense Sloane Stephens, reina del Open de USA en 2018 y finalista en el abierto de Francia bajo su férula.

Sin embargo, con Nodero, ella ganó oro en la Olimpiada de Río en 2016 y alcanzó el puesto 27 el más alto de su carrera, pero de ahí en adelante comenzaron sus altibajos, con tendencia a jugar mejor frente a las mejores clasificadas y peor contra las de inferior clasificación.

Si bien es cierto que ha tenido varias lesiones, no se puede descartar que su poder mental, tan importante en la consistencia, ha ido de menos a más, y tener un flamante cuerpo técnico, que incluye además otro instructor físico, CJ Moore, suena un poco a excusa, cuando en realidad peca de desempeñarse bien en un set y el resto lo tira por la borda.

Mónica, nacida el 27 de septiembre de 1993, se había creado grandes expectativas, al igual que la afición boricua, después de su coronación olímpica, y ahora se haya en una disyuntiva de marca mayor: o retoma el sendero del triunfo prontamente o se queda a la vera del momento como una golondrina de verano, o sea, que no era una norma general su campanazo olímpico.

Hubo una época en que se culpaba a su madre, Astrid Marchán de ponerle mucha presión y controlarle sus respiros.

Es de pensar, de haber sido cierto este rumor, que ya se emancipó y que actualmente Mónica tiene que ser la Puig que prometía gloria y ahora sufre el virus de la inestabilidad.

Otras columnas de Chu García

viernes, 26 de abril de 2019

Javier Báez recuerda a Pete Rose en colorido

Ahora, sin embargo, el puertorriqueño Javier Báez es una copia al carbón de Rose en combatividad y espectacularidad, que obliga a arrancar aplausos hasta de fanaticadas contrarias, y quien improvisa en un tris una jugada vistosa a la defensiva y particularmente en el corrido de bases, encantándole como aquel el deslizamiento de cabeza.

miércoles, 24 de abril de 2019

De oro la nobleza de Ruperto Herrera

Mi querido Ruperto, que acaba de ser escogido por el COI para recibir la Orden Olímpica, su máximo galardón en junio, es tan humilde que no dijo públicamente la designación hecha por el presidente de dicha institución, el alemán Thomas Bach, sino que los medios de comunicación lo dieron a conocer en Cuba al enterarse por terceras personas.

lunes, 22 de abril de 2019

Ay, Verdejo, tu futuro lo dejo en ¿…?

Para Bob Arum, su promotor, debía sazonar su victoria de KO, el condimento más picante, o, al menos, transformar el ring mítico del Madison Square Garden en un horno de microondas y no en una hornilla de cocina con temperatura baja.

viernes, 19 de abril de 2019

Verdejo tiene que correr el riesgo de avanzar

Esta vez su rival es el costarricense Bryan Vázquez, 37-3 y un revés por la vía rápida, pero que ha sido monarca junior ligero interino de la AMB en cuatro ocasiones y que le gusta pelear siempre en la boca de un volcán.

💬Ver 0 comentarios