Irene Garzón Fernández

DE PRIMERA MANO

Por Irene Garzón Fernández
💬 0

Hora de rendir cuentas por el estado de la AEE

Es insólito que nueve días después del paso del huracán Irma al norte de Puerto Rico, el servicio de energía eléctrica no se hubiera restablecido por completo, sobre todo en el área metropolitana.

El huracán no entró a la isla grande de Puerto Rico y lo que se sintió en San Juan fueron vientos de tormenta tropical, con alguna que otra ráfaga huracanada.

Mal puede compararse el paso de Irma a unas 50 millas al norte de la capital con los embates de los huracanes Hugo en 1989 y Georges en 1998. Ambos ciclones pasaron de lleno sobre la isla grande y provocaron estragos en gran parte del país.

Aunque con Hugo y Georges se afectó el servicio de energía eléctrica, en el caso de Irma el apagón comenzó en horas de la mañana del miércoles, 6 de septiembre, cuando el huracán estaba tan distante como en el área de las Islas Vírgenes. Las ráfagas huracanadas de Irma se sintieron alrededor de las 8 de la noche de ese miércoles en la zona este y el área metropolitana de San Juan.

Por lo tanto, querer justificar los daños al sistema eléctrico causados por Irma recordando los ocasionados por Hugo y Georges es comparar chinas con botellas.

Lo que pasa es que con Hugo y Georges el sistema eléctrico se encontraba en mucho mejor estado que ahora, por culpa de la falta de mantenimiento y el mal manejo administrativo, sobre todo en la última década.

Si de verdad Irma hubiese pasado sobre la isla grande de Puerto Rico, estaríamos como las islas de Barbuda y San Martín, destrozadas por el ciclón y los daños ascenderían a muchas veces más los $1,000 millones que dice el gobernador Ricardo Rosselló Nevares que hemos sufrido.

Las Antillas Menores, Cuba y Florida sí fueron arrasados por Irma, que atacó con furia de huracán categoría 5 y 4, como la experimentaron nuestros hermanos de Culebra y, en menor grado, de Vieques.

El miércoles, ocho días después del huracán, la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) reportaba que 100,000 abonados seguían sin servicio de electricidad, lo que representaba alrededor del 8% del total de clientes de la corporación pública. Lo más difícil de creer era que la mayoría de los afectados pertenecían a la zona metropolitana de San Juan.

Dentro de la calamidad que representa la falta de energía eléctrica, debemos destacar la labor realizada por la Policía dirigiendo el tránsito en las intersecciones con semáforos averiados. Tan bien trabajaron que las congestiones usuales fueron menos que las que muchas veces provocan los semáforos y la ciudadanía les correspondió ofreciéndoles botellas de agua fría cuando cruzaban las intersecciones.

Lo que está de más es el continuo enfrentamiento entre la AEE y el liderato de la Unión de Trabajadores de la Industria Eléctrica y Riego (UTIER), que representa a la mayoría de los empleados de la corporación.

En justicia, hay que decir que los trabajadores han laborado con enorme dedicación y que es gracias a ellos que, a pesar de las malas condiciones de la infrarestructura eléctrica, el país está cerca de superar esta crisis.

Creemos que la gente entiende que no son los trabajadores los responsables del estado del sistema, sino los gobiernos de las últimas décadas que convirtieron a la AEE en un balón político que se disputan rojos y azules.

Lo que el País necesita es transparencia en el manejo de la AEE y rendición de cuentas sobre el desbarajuste en una entidad que llegó a ser considerada la joya de la corona y que ahora es el patito feo del cuento.

Otras columnas de Irene Garzón Fernández

jueves, 30 de noviembre de 2017

A reducir la iluminación navideña

La periodista Irene Garzón insta a la prudencia en el consumo de energía ante la acción retardada del gobierno para restablecer ese esencial servicio tras el daño causado por el huracán María

miércoles, 22 de noviembre de 2017

A oscuras la credibilidad de Puerto Rico

La periodista Irene Garzón Fernández destaca el problema de credibilidad que Puerto Rico enfrenta ante el gobierno federal

viernes, 17 de noviembre de 2017

Las largas sombras de Héctor Pesquera y Ricardo Ramos

La periodista Irene Garzón cuestiona el desempeño de Héctor Pesquera como jefe máximo del nuevo Departamento de Seguridad Pública, así como la participación de Ricardo Ramos en la vista congresional del pasado martes

💬Ver 0 comentarios