Eunice Santana Melecio

Punto de Vista

Por Eunice Santana Melecio
💬 0

Huracanes 2020: los que hoy viven bajo toldos

Todo el mundo está consciente de que la temporada de huracanes este año ha llegado mientras Puerto Rico todavía lidia con la nueva cepa del coronavirus y mientras la tierra sigue temblando. Por estas situaciones hay familias con graves carencias que urge que atender.  

Sin embargo, parecería que nos hemos olvidado de las 30,000 familias que recientemente estaban alojadas bajo toldos azules en condiciones infrahumanas, víctimas de los huracanes Irma y María, y de la ineptitud de las agencias, locales y federales, que debían atenderles.  

Hacer caso omiso o pretender que, porque no las mencionamos, las cosas desaparecen, es cometer una torpeza de grandes dimensiones. En tal sentido, tenemos que preguntarnos qué ha pasado con esos hermanos y hermanas nuestras y qué les espera este año ante la amenaza de las tormentas y huracanes que puedan azotarnos.

Hay quienes mencionan las tres catastrofes que nos han visitado recientemente como si la culpa de no haber resuelto la primera hubiese sido la llegada de la segunda.  Es que la vida, lo mismo la personal que la de un pueblo, no nos presenta las dificultades ni por cuenta gotas ni esperando que resolvamos una para hacernos llegar la otra.  

Por eso, el gobierno tiene que estar equipado con las personas idóneas para asumir cada responsabilidad y organizado de tal manera que se bregue eficientemente con la realidad y se puedan ir resolviendo las situaciones conflictivas.  

Sin embargo, cuando eso no sucede, las personas y familias afectadas adversamente - por huracanes, temblores o enfermedad - sufren la violación de sus derechos humanos, el valor de la vida de todos y todas es disminuido y la precariedad nos amenaza con vencernos a nivel colectivo.  Bajo esas circunstancias nadie escapa poder ser ignorado o ignorada y dejado a su propia suerte frente a cualquier necesidad.  

No es posible vivir de calamidad a calamidad apilando las mismas sin atenderlas, o la pila nos ha de sofocar, reclamando cada vez más vidas sumidas en la miseria, el dolor y la desesperanza.

Desafortunadamente, los estilos de quienes deben dar ejemplo de eficiencia y cuidado hacia todos y todas se pueden convertir en ejemplos a emular.  A pesar de que a menudo hemos afirmado y elogiado la generosidad y la capacidad solidaria de nuestra gente, ahora tenemos que revisar hasta qué punto esos ejemplos acompañados por el distanciamiento social nos puedan estar endureciendo, llevándonos a desarrollar una actitud de preocupación exagerada por el bienestar propio sin darle mucha atención a las demás personas y cómo esto pueda traducirse en el desarrollo de indiferencia hacia tantos problemas que nos aquejan como el aumento de la pobreza de unos frente el enriquecimiento de otros; el abuso a la niñez, las mujeres y las personas envejecidas; la reducción de los derechos adquiridos y los derechos humanos; la situación de precariedad de quienes han perdido sus viviendas; y, la violencia generalizada, entre otros.    

La llegada de la temporada de huracanes, que nos dicen ha de ser muy activa, y las consabidas precauciones que debemos tomar en preparación a su arribo, es algo altamente conocido por todas y todos.   Este año, quizás más que ningún otro, es necesario recordar que no es de personas sabias pretender atender un problema dejando el que teníamos al frente sin resolver.  Con ello solo nos engañamos.  Se impone hacer lo uno sin dejar de hacer lo otro.  Es un imperativo sacar del olvido a las familias y personas víctimas de los huracanes del 2017 para movernos con valor y pudor a enfrentar esta nueva temporada.

Otras columnas de Eunice Santana Melecio

jueves, 14 de mayo de 2020

Ánimo: esto también pasará

Esta esperanza no se da en el vacío: se fundamenta en el amor que vence al odio, la vida que vence a la muerte, escribe Eunice Santana

jueves, 23 de abril de 2020

Pausando para honrar nuestro planeta

Aprovechemos este tiempo para delinear planes, aunque sean sencillos, para impulsar el conocimiento y la acción desprendida en favor del planeta Tierra, escribe Eunice Santana

💬Ver 0 comentarios