Gazir Sued

Buscapié

Por Gazir Sued
💬 0

Iglesia/Estado

¿Cuáles serán los secretos que Dios le ha confiado guardar con tanto celo? ¿Qué gran misterio habrá puesto bajo su reserva y cuido exclusivo? ¿Qué saber de lo oculto le prohibió revelar? ¿Cuál es la verdad que le mandó a poseer privativamente? ¿Qué confidencias le obligó a venerar? ¿Qué testimonios hizo objeto de condena? ¿Qué confesiones maldijo? ¿Para qué actos fijó en la Iglesia la misión de invisibilizarlos?

Sospecho que las respuestas están ligadas a la cuestión del dinero. Pero, ¿qué interés puede tener Dios en ocultar sus finanzas? ¿Para qué hacer de la honestidad una imprudencia y una traición sacrílega la transparencia fiscal? A fin de cuentas, ¿de qué sirve el dinero en el cielo? De nada. Entonces, ¿por qué encubrir sus estados financieros, sus cuentas bancarias, sus inversiones de capital, sus gastos y ganancias?

Además, si las sagradas escrituras son públicas, ¿por qué no las cuentas mercantiles de sus beneficiarios terrenales? ¿Qué no quieren las élites eclesiásticas que sepamos? ¿A qué temen las castas sacerdotales?

Quienes se creen elegidos de Dios son ciudadanos comerciantes como cualquier hijo de vecino, y nada justifica privilegiarlos y eximirlos de responsabilidades sociales. El Estado consiente los lucrativos negocios de fe y le es indiferente que las iglesias sean mercados de consuelos e ilusiones como de hipocresías y chantajes, mentiras y fraudes. Sin embargo -sean administradas como negocios familiares o por mafias corporativas privadas- del comercio de creencias y promesas abstractas recaudan riquezas concretas, exentas de pagar contribuciones y de rendir cuentas.

La separación constitucional de Iglesia y Estado la tergiversan a conveniencia como paraíso fiscal de mercaderes religiosos. Profetas de falsedades, oportunistas, embaucadores y usureros se aprovechan de la fragilidad emocional e ingenuidad de su crédula clientela. Sus avaricias subyugan las inseguridades existenciales de los fieles-siempre-pecadores, y con calculada mezquindad incitan sentimientos de culpa y ponen precio a la salvación del alma.

Si Dios existiera le debería a Hacienda, y hoy sería emplazado en los tribunales por evasión contributiva. Pero no existe…

Otras columnas de Gazir Sued

lunes, 22 de octubre de 2018

Forcejeo en escuela de Puerto Nuevo

El profesor Gazir Sued analiza el incidente violento entre un maestro y estudiante de escuela secundaria en Puerto Nuevo

💬Ver 0 comentarios