Ariel Orama López

Buscapié

Por Ariel Orama López
💬 0

Imagina

“I can only imagine” es de esas cintas con las que conectas de inmediato.

Sin embargo, platos rotos, heridas sangrientas y gritos no son la norma en un filme cristiano.

La realidad cuesta creerla, y más, cuando su autor irradia todo lo contrario: paz interior, alegría, “corpus”.

Una de las mejores metáforas del filme lo fue la comparación de un monstruo en evolución con un ser querido: cómo el perdón llevó a un niño de ojos-horizonte y audífonos a entender su pasado y a concebir su presente, desde lo que le ha tocado vivir: desde el prisma siniestro del maltrato.

Y todavía existen psicólogos que prefieren hacer trozos un expediente, antes de enfrentarse a un tribunal y hablar la verdad, esa que grita desde un dibujo o los discursos infantiles sobre las vestimentas de una muñeca. Todavía existen abogados que eligen reconstruir una historia antes de seguir sus principios y optar por no defender a lo indefendible. Todavía existen pastores y sacerdotes que pretenden justificar la conducta pedófila y maestros y principales que prefieren actuar -ante un moretón- como si no hubiese sucedido nada.

Herencia y ambiente, una en mil, combinación perfecta. No todos tienen la capacidad de transmutar el maltrato en una canción millonaria como Millard. No todos son capaces de transformar el estiércol en diamante, con una pizca de la vida de este joven visionario. Ya es hora de analizar la cantidad alarmante de historias de maltrato y abuso existentes en la isla: verlas desde la lupa de la negligencia y explorar cómo se manejaron los casos, desde el inicio hasta el final: sin idealizaciones, ni justificaciones. De mirar lo longitudinal del asunto: y sí, hay profesionales de la conducta involucrados en el esquema de lo que se esconde debajo de la alfombra. Querellas hablan.

La historia de “I can only imagine” será capaz de seducir a todo aquel que utiliza su voz para bendecir, a través de la canción y de la palabra.

Mejor aún, será capaz de provocar a aquel que ha vivido, en carne propia, tales historias, y aún las calla: te lo aseguro. Y verá el paraíso.

Otras columnas de Ariel Orama López

jueves, 16 de agosto de 2018

Violencia familiar

Ariel Orama cuestiona ¿cuánta televisión o cine necesitamos para entender que el maltrato sigue siendo el plato preferido de las familias, a veces, hasta de forma matizada y con pop corn en mano?

💬Ver 0 comentarios