Chu García

Chuchazo

Por Chu García
💬 0

Inalterable la cultura del basket argentino

El mundo entero pensó que con el fin de la Generación Dorada de Argentina, con Manu Ginóbili como su orfebre, jamás este país podría conseguir un recambio generacional que se mantuviera en la elite internacional.

Nada más lejos de la realidad, ayer vencieron a Serbia, 97-87, favorito para ganar el oro junto con Estados Unidos, y la sacó del podio al no alcanzar la semifinal.

De aquella selección que ganó el título de la Olimpiada de Atenas, en 2004, solo queda Luis Scola, con cinco participaciones en Copas del Mundo, y que ayer anotó 20 puntos en la sexta victoria sin derrotas con la conducción excelente de Sergio Hernández.

Sin embargo, la figura de este triunfo fue Facundo Campazzo, del Real Madrid en España, con 18 tantos, 12 asistencias, cinco rebotes, tres estafas y una eficacia de 27, lo que demuestra que es un todo terreno.

En aquel conjunto de piel dorada, también sobresalían Andrés Nocioni, Fabricio Oberto, exaltado hace unos días al Salón de la Fama de FIBA, en compañía de Piculín Ortiz; el pívot Rubén Wolkowyski, el base Juan Ignacio Sánchez, el ala Leonardo Gutiérrez y los perimetrales Hugo Sconochini y Leandro Palladino.

Curiosamente, en dichos Juegos Olímpicos estuvo de entrenador Rubén Magnano, que había reemplazado a Julio Lamas, prosiguiendo Fernando Duro y terminando Hernández, que se había retirado temporalmente.

La cultura argentina se basa específicamente en fundamentalismo, sobreponiendo el colectivismo al infividualismo e insistiendo en mantener al grupo largo tiempo, lo que permite que jueguen sin cometer pecados mortales.

Originalmente, Hernández, apodado Oveja, anhelaba uno de los dos puestos que posee el continente americano para Tokío 2020, el que aseguró al igual que USA.

Pero además mejoraron su alimentación, con más proteínas que carbohidratos, mayor descanso, creado por el antiguo médico Diego Grippo, y ejercitamiento duro en tandas sencillas, ya que en décadas pasadas practicaban dos veces diariamente y Manu les vendió el estilo de San Antonio Spurs de solamente en una ocasión.

Nombres como Nicolás Laprivittola, Marcos Delia, Gabriel Deck, Nicolás Brussino, Patricio Garino, Luca Vildoza y, obviamente, Campazzo se han sabido poner los tenis que lucían irrepetibles.

No se puede asegurar que los argentinos se adueñarán de una medalla, con dos oportunidades, pero sí se puede afirmar que han sido la sensación de este Mundobasket por talento, pasión y orgullo patrio.

Otras columnas de Chu García

jueves, 12 de septiembre de 2019

Ya Estados Unidos no es el cuco del baloncesto

Hay una gran realidad: el básquet de calidad se ha globalizado y un país como Argentina enfrenta hoy a los galos en semifinal sin contar en su plantilla con ningún miembro de la NBA

miércoles, 11 de septiembre de 2019

Inalterable la cultura del basket argentino

El mundo entero pensó que con el fin de la Generación Dorada de Argentina, con Manu Ginóbili como su orfebre, jamás este país podría conseguir un recambio generacional que se mantuviera en la elite internacional.

💬Ver 0 comentarios