Roberto Alejandro

Desde la diáspora

Por Roberto Alejandro
💬 0

Incertidumbre en la elección presidencial

Las elecciones presidenciales del próximo noviembre serán una bifurcación en la republica norteamericana.  Mas allá del consabido cliché sobre elecciones históricas, la próxima será validación o repudio de los primitivismos del trumpismo, lacras sin precedentes.

Las encuestas recientes, confiables en algunos renglones, pero inciertas en otros, muestran las confusiones predecibles.  Lo primero que debe estipularse es que hablamos de una contienda a decidirse en pocos estados.  Si los demócratas mantienen sus victorias de 2016, la mayoría en el colegio electoral será decidida en Wisconsin, Michigan y Pennsylvania.

En las encuestas agregadas por Real Clear Politics, Biden está al frente en Wisconsin, Pennsylvania y Michigan.  También va al frente en Florida y en Arizona, dos estados que apoyaron a Trump en 2016.

Como mal agüero para el presidente, la pestilencia del COVID-19 ya no se enclaustra en centros urbanos y toca puertas en los lugares de menos población.  En Michigan, Pennsylvania y Wisconsin, diecinueve condados de menor población, los mismos donde Trump prevaleció en 2016, han visto en solo catorce días una duplicación en los números de contagio. El 29.6% de los trabajadores en Pennsylvania ha solicitado ayuda por desempleo.  Y, lo que es mucho peor, en 2019, la manufactura en Pennsylvania perdió 5,700 empleos; Michigan perdió 5,300 y Wisconsin 4,100.  Para un individuo que habló de renovar la manufactura, estas cifras no son alentadoras.  Y esto aconteció antes de la plaga.

Otros hechos también pueden estipularse:  en los indicadores tradicionales, lo único que tenía Trump a su favor era una economía con muy bajo desempleo, regardless de como comparara con los logros de la presidencia de Barak Obama.

Con cuarenta millones en desempleo y la Reserva Federal pronosticando un panorama sombrío, ese indicador hoy no existe.

En cuanto a liderato presidencial, una cosa es el circo y otra cosa, muy distinta, es la seriedad y equidad en la administración y distribución de recursos.  Los números están a la vista: Estados Unidos fue un fracaso de categoría bananera en proveer pruebas y en ofrecer recursos a los estados machucados por la plaga.  Con más de 85 mil decesos y otros miles cuya causa, se sospecha, fue el virus, Estados Unidos es el país con más muertes y contagios en el planeta.  America First.  

Por su parte, Biden no logra entusiasmar a los jóvenes y, en estos momentos, sus posibilidades de lograr el apoyo indispensable del sector progresista demócrata es una gran interrogante.  En otras palabras:  hay buenos barruntos para los demócratas, pero también incertidumbre. 

Aquí menciono tres factores de lo desconocido:  la supresión del voto de minoría, especialidad republicana, volverá a manifestarse y no hay forma de conocer su impacto.  El jaqueo foráneo en el conteo de votos, especialmente en estados claves y sin rastro físico del voto emitido, también queda en la oscuridad.  

Y lo que a mi juicio es lo más importante:  tanto el voto demócrata como el republicano expresará rabias ocultas que seguramente escaparan los sondeos numéricos.  Esa rabia oculta es el tema de otra columna.

Otras columnas de Roberto Alejandro

viernes, 22 de mayo de 2020

Trump y las rabias blancas

A la angustia blanca y a los supremacistas, Trump les ha cumplido. No tienen plan de salud. Ni los empleos prometidos. Pero tienen el placer de sentir validados sus odios contra los afroamericanos y latinos, escribe Roberto Alejandro Rivera

viernes, 27 de marzo de 2020

Reportar el apocalipsis

La teatralidad de Trump se desvanece y en su lugar aparece la indecisión y el apocamiento ante la posibilidad de ordenar a compañías que produzcan equipo médico, dice Roberto Alejandro

viernes, 20 de marzo de 2020

Coronavirus: la irrealidad de “America First”

Roberto Alejandro señala que Trump ha inventado “emergencias” postizas para justificar violaciones constitucionales. Ahora se tropieza con una emergencia de a verdad, sin señas de “America First”

martes, 10 de marzo de 2020

El espectro Sanders

Al igual que en el 2016, hoy Sanders es el portavoz de la rabia de los desahuciados. En cuanto a Biden, no es otra cosa que el statu quo y su pobreza de siempre, dice Roberto Alejandro

💬Ver 0 comentarios