Carl Soderberg

Tribuna Invitada

Por Carl Soderberg
💬 0

Incumplimos con los bañistas

Desde el 2000 la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés) ha provisto fondos para un programa voluntario de muestreo de la calidad de las aguas de las playas, con el propósito de alertar al pueblo cuando alguna playa no esté apta para el contacto humano. Cuando era Director de la División del Caribe de la EPA me di a la tarea de convencer al Gobierno de Puerto Rico que estableciera este programa en la Isla. Al principio, el Gobierno estuvo renuente a establecer el programa de vigilancia de playas. Quizás pensaron que afectaría el turismo. Quizás les preocupaba el impacto económico a los municipios donde las playas no cumplirían con los requisitos.

Luego, comprendieron que se trataba de un esfuerzo para proteger la Salud Pública y le dieron luz verde a la Junta de Calidad Ambiental (JCA) para establecer un programa de muestreo que hoy abarca 35 playas. La EPA exige, si entras al programa, que se comunique al pueblo cuáles playas son aptas y cuáles no son aptas para los bañistas. La JCA publica los resultados en su página web, emite un comunicado de prensa y notifica a la Compañía de Parques Nacionales y a los municipios que administran balnearios.

En los balnearios afectados se debe notificar a los visitantes e izar una bandera que simbolice que la playa no está apta para el baño. Contrario a lo que muchos piensan, no existe un requisito federal para cerrar las playas que no cumplan con los requerimientos. Esa decisión la puede tomar el gobierno local. Sí existe el requisito de notificar al público para que tome una decisión informada. Aprovecho la oportunidad para felicitar a la JCA y a la prensa por, diligentemente, informar al público sobre las playas que no están aptas para el baño. Como mencioné anteriormente este es un asunto de salud pública.

En la cuestión de la bandera, abogué por que se utilizara la bandera roja. El Gobierno insistió en una bandera amarilla. Como sabemos, la bandera roja se iza para indicar que las condiciones marinas, como por ejemplo, oleadas fuertes, resacas o corrientes submarinas, representan una amenaza a la vida de los bañistas.

Me preocupa la bandera amarilla porque se puede asociar con la luz amarilla en los semáforos. En un semáforo, la luz amarilla significa que debemos reducir la velocidad porque ya mismo se encenderá la luz roja, lo que significa que debemos deteneros. Sin embargo, para muchos en Puerto Rico la luz amarilla significa que deben acelerar su marcha para pasar el semáforo antes que se encienda la luz roja o, incluso, varios segundos después de encenderse la luz roja. Cada día aumenta la cantidad de personas con este hábito.

Ante esta realidad, en el contexto de la playa, la bandera amarilla se podría interpretar como que la situación no está tan mala y que se pueden meter al agua sin problemas. Peor aún, los que aceleran al ver la luz amarilla podrían entender la bandera amarilla como “me voy a meter al agua enseguida, antes que la situación se ponga peor y me icen la bandera roja”. Nada más lejos de la verdad.

Pensándolo bien, en vez de insistir en la bandera roja, debemos abogar por una bandera marrón. Me parece que sería más gráfica y efectiva que la bandera roja. Pero la ironía es que la bandera amarilla se utilizaba internacionalmente para indicar que un lugar estaba en cuarentena por enfermedades infecciosas. A principios del siglo 20 llegó a indicar que un lugar estaba infectado con cólera. Si no me creen, les invito a leer la novela de Gabriel García Márquez, “Amor en los Tiempos de Cólera”.

¿Será que el Gobierno de Puerto Rico se anticipó al futuro?

Otras columnas de Carl Soderberg

jueves, 18 de octubre de 2018

Consideraciones para afrontar un terremoto

Carl Soderberg analiza aspectos de la vulnerabilidad isleña en caso de un terremoto y plantea recomendaciones importantes que se deben poner en vigor de inmediato

jueves, 11 de octubre de 2018

¿Listos para otro San Fermín?

El doctor Carl Soderberg reflexiona sobre la vulnerabilidad de Puerto Rico en caso de un sismo de gran magnitud

viernes, 21 de septiembre de 2018

Un vasto impacto ambiental

Carl Soderberg desglosa los múltiples daños ambientales provocados por el huracán María, a un año del golpe ciclónico

💬Ver 0 comentarios