Carl Soderberg

Tribuna Invitada

Por Carl Soderberg
💬 0

Indispensables las aguas residuales

En la columna anterior informé sobre la necesidad imperiosa de reusar las aguas residuales tratadas para compensar en una parte importante la escasez de agua que ya se está manifestando por varios factores, incluyendo el Cambio Climático.

Aquí en Puerto Rico, el sector industrial ha sido un pionero en el reuso de sus aguas residuales. Algunos complejos vacacionales también han aprovechado con éxito las aguas residuales tratadas, y en un menor grado, varias empresas pecuarias aprovechan los residuos tratados de esas operaciones para el riego del pasto. De acuerdo al Plan Integral de Agua del Departamento de Recursos Naturales y Ambientales el sector industrial y agrícola consumen aproximadamente el 8% del agua en Puerto Rico.

La mayor parte del agua la suple la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA) a nuestras casas, oficinas y comercios. Luego que utilizamos esa agua, la AAA recoge el 45% a través de alcantarillados y la lleva a plantas de tratamiento donde se remueven contaminantes y se desinfecta para cumplir con los permisos de descarga de la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés). Estamos hablando de 232 millones de galones de aguas residuales tratadas, más de dos veces el agua suplida por el embalse Carraízo. De esa cantidad, solo se reusa un 4%. El resto se vierte a nuestros cuerpos de agua.

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés) promueve el riego agrícola con aguas residuales tratadas y advierte que la seguridad alimentaria solo se podrá lograr con el reuso. La Organización Mundial de la Salud desde la década del 80 desarrolló guías para el reuso seguro de aguas residuales tratadas para el riego agrícola. La EPA también desde esa década ha desarrollado guías para el reuso seguro de aguas residuales tratadas para varios usos, incluyendo el riego agrícola. Ya 60 países alrededor del mundo lo hacen.

En América Latina, Brasil aprovechó totalmente el efluente de una planta de tratamiento del tamaño de nuestra planta de Puerto Nuevo (la más grande que tenemos) para producir el agua necesaria para establecer un complejo petroquímico en la ciudad de Sao Paulo. No es que lo están pensando o que lo están planificando. Desde el 2012, implementaron el reuso. En esa misma ciudad, en el Sector Campinas, visité otra planta de tratamiento que ya fue modificada para producir agua de suficiente calidad para el reuso.

En la zona vinícola por excelencia de Argentina, Mendoza, se riegan los viñedos con aguas residuales tratadas. Eso no impide que disfrutemos de una copa del magnífico Malbec. El 37% de los cultivos agrícolas de Colombia se riegan con aguas residuales tratadas. México ni hablar. La Ciudad de Monterrey le vende al sector industrial las aguas residuales tratadas. En la Ciudad de México las lagunas del famoso parque de Xochimilco se suplen de aguas residuales tratadas. Estos son tan solo dos ejemplos en ese país.

Israel no tiene problemas en venderle frutas y vegetales a Europa. Sabemos lo quisquillosos que son los europeos con estos productos. Pregúntenle a los agricultores de Santa Isabel que exportan sus productos al mercado europeo. También aquí consumimos las frutas y vegetales de California. Ese estado suple el 40% del mercado estadounidense.

En Puerto Rico estamos rezagados con respecto al reuso de aguas residuales tratadas, no solo con Estados Unidos y Europa, sino con América Latina. Hablamos sobre la seguridad alimentaria, pero no aprovechamos una fuente no tradicional que es muy confiable aun en las sequías.

No podemos tener seguridad alimentaria si no tenemos seguridad hídrica. El 2015 fue un simulacro.

Otras columnas de Carl Soderberg

viernes, 3 de mayo de 2019

La tragedia de los jacintos

Existen varias versiones de cómo el jacinto de agua o lirio acuático, una especie oriunda de Suramérica, fue introducido a Puerto Rico a principios de la década del 1950. Una de las versiones es que esta planta acuática fue traída a la isla para embellecer los estanques, charcas y embalses con la linda flor lila que brota de la planta.

💬Ver 0 comentarios