Brenda Torres Barreto

Punto de Vista

Por Brenda Torres Barreto
💬 0

Infraestructura verde, una apuesta a la resiliencia

Cuando expertos estiman que 31 millones de árboles murieron a causa del paso del huracán María por Puerto Rico en 2017, no podemos entender de inmediato la repercusión que tiene esta pérdida. Sin embargo, si recordamos los eventos que le siguieron a María - inundaciones repentinas, agua de lluvia contaminada y aguas sanitarias transcurriendo por nuestras calles, calores extremos, erosión costera y altas tasas de problemas respiratorios - vemos como todos están relacionados a este estimado de pérdida de vegetación.

La infraestructura verde juega, sin lugar a dudas, un papel fundamental en el proceso de brindar amortiguamiento ante desastres naturales. Luego del huracán María, vimos como en el área metropolitana este fenómeno desfolió el 88% de bosques urbanos, impactó el 50% de la cubierta de mangles, en ciertas regiones del litoral destruyó el 100% de los arrecifes de coral, eliminó el 28% de los árboles en la Ciénaga Las Cucharillas y desestabilizó la población de organismos polinizadores. Este impacto, negativo para la naturaleza, revela cuánto esta infraestructura verde nos protegió durante el huracán. Por esto es imprescindible reponer la pérdida y reinsertar la infraestructura verde de manera estratégica en todo diseño de construcción a través de la asignación apropiada de los fondos de recuperación.

La infraestructura verde genera múltiples beneficios. Aparte de embellecer nuestros entornos, maneja las escorrentías pluviales de manera eficiente y provee hábitat para especies de vida silvestre. Ahorra entre un 30% a un 60% en mejoras de los sistemas para el manejo de escorrentías, en comparación con la infraestructura tradicional. Estos ahorros son relevantes para el análisis requerido por el gobierno federal sobre costo-beneficio de proyectos. Tenemos la oportunidad de construir un nuevo sistema de manejo de aguas de manera costo-efectiva y cónsona con el entorno ambiental.

Sin embargo, en ciudades donde la integración de la infraestructura verde ha sido armoniosa, como en Washington DC y Portland, Oregón, existe una plataforma sólida con reglamentos e incentivos. Lamentablemente, esta no es nuestra realidad. Es necesario fortalecer la política pública de gobiernos municipales y central para lograr viabilizar estas prácticas sostenibles y tomar ventaja total de los beneficios que nos ofrecen.

Otro elemento innovador que puede encaminarnos hacia la resiliencia es la incorporación de un sistema de telemetría. Esta herramienta redunda, también, en ahorros al fisco relacionados a la operación y mantenimiento de la infraestructura del agua.

Incorporar la telemetría en el diseño de construcción y mejoras capitales cobra aún más relevancia tras el huracán María. Sin manera de manejar las aguas residuales, millones de galones de aguas sanitarias no tratadas descargaron en nuestras quebradas y cuerpos de agua amenazando la salud pública y la estabilidad de ecosistemas. Solo en áreas donde se medía la calidad del agua previo al impacto, se pudo constatar el daño, así como alertar sobre la amenaza a personas que pudieran afectarse por las fallas en el sistema. Por lo tanto, monitorear de cerca la infraestructura del agua e hidrología es fundamental a la hora de emplear acciones de mitigación de impacto.

Un sistema de telemetría permite una operación efectiva de la infraestructura del agua. Genera información relacionada a los sistemas de descargas sanitarias e identifica posibles desbordes y mal funcionamiento de plantas, para una respuesta inmediata. La digitalización de los sistemas de manejo de agua en el desarrollo de la nueva infraestructura podría ahorrar hasta $17,600 millones de ahora al 2027, según un estudio de Arcadis and Bluefield Research.

En fin, no basta con reconstruir el pasado. Debemos tomar el impacto de María como lección sobre la necesidad de construir a tono con nuestra realidad y la vulnerabilidad evidenciada. Adjudicar fondos en proyectos sostenibles y en tecnologías eficientes, es apostar a la resiliencia de nuestro país. Está en las manos del liderato de los gobiernos tomar la sabia decisión de construir de manera eficiente y asequible un Puerto Rico que responda a su realidad.

Otras columnas de Brenda Torres Barreto

lunes, 23 de septiembre de 2019

Karen y su llamado a la acción

Brenda Torres Barreto declara que la conciencia hacia la preparación ante eventos atmosféricos ha cobrado mayor fuerza, pero no podemos bajar la guardia

💬Ver 0 comentarios