El Nuevo Día

El Nuevo Día

Por El Nuevo Día
💬 0

Insignia

A cuatro días de que el reactor nuclear de Chernobyl estallase, en la Ucrania soviética del 1986, ya se podía atisbar, desde cualquiera de las ventanas del vecindario más cercano, la bandera roja de la URSS izada sobre las ruinas del reactor, anunciando la eficiencia gubernamental en el manejo de la crisis. 

 No fue hasta el día antes de que apareciera la bandera que el gobierno central confirmó que, de hecho, algo había sucedido en el reactor. Sin embargo, cuenta Svetlana Alexievich, en vez de evacuar la población en esa primera época en la que se ignoraba adrede el tamaño de lo sucedido, algún burócrata dio la orden de colocar la gaya para así evitar el pesimismo o la desmoralización. Sí, la insignia nacional publicitaría la resistencia y la perseverancia del espíritu ante la adversidad. 

 Al mes, la radiación había carcomido la bandera. El burócrata, nuevamente preocupado por el orgullo nacional y los corazones del pueblo, mandó a colocar otra. Y, al mes, otra. Y al mes, otra. Todo por el pueblo, insistiría el hombre. 

 Claro, para el burócrata, el pueblo se hallaba en los ojos que velasen, desde alguna ventana aún no evacuada, la bandera, y no tanto en los soldados enviados, mes tras mes, a cambiarla. No tanto en los soldados que, mes tras mes se hacían un poco menos humanos y un poquito más material radiactivo. La bandera debía permanecer allí.

 En la historia oral de Alexievich, algún soldado afectado comenta que, aunque le escondieron que el reactor era peligroso cuando subió a colocar la bandera, pensándolo bien, después de tantos años, lo volvería a hacer otra vez. 

 Leyéndolo, supongo que a eso es que llaman patriotismo. A esa posibilidad de perdonar a quienes hacen de uno, de vez en cuando y sin decirnos, herramienta. A esa necesidad de apelar al espíritu por sobre lo duro de nuestras carnes. 

 Al día de hoy, no creo que yo lo entienda. 

Otras columnas de El Nuevo Día

lunes, 21 de enero de 2019

Retos mundiales ante la inminencia del Brexit

La separación del Reino Unido de la Unión Europea, evento conocido por Brexit que fue avalado por los votantes británicos, supone un reto para esa comunidad de países, que pierde a uno de sus miembros más emblemáticos, contrariando la idea de una Europa integrada. La secuela de retos es vasta.

domingo, 20 de enero de 2019

Valor educativo y artístico en la tarea documentalista

En los últimos años hemos asistido en Puerto Rico a la proyección de importantes documentales. Así, hemos podido descubrir, entre tantos otros, a “Nuyorican Basket”, de Ricardo Olivero Lora y Julio César Torres; “15 Faros de Puerto Rico”, de Sonia Fritz; y “1950: la insurrección nacionalista”, de José Manuel Dávila Marichal.

sábado, 19 de enero de 2019

A trabajar juntos por el desembolso de los fondos

Las reservas expresadas por la Oficina de Presupuesto y Gerencia del gobierno de Estados Unidos a que Puerto Rico reciba los fondos aprobados por el Congreso para la recuperación y asistencia alimentaria, deben ser aclaradas en un diálogo franco y constructivo entre la Administración Trump, el gobierno de Puerto Rico y los aliados de la isla en el recién inaugurado cuerpo congresional.

viernes, 18 de enero de 2019

Preservar el agua es clave para el futuro del país

La baja en los niveles de agua en el embalse de Guajataca debe servir de recordatorio de que la limitación del recurso en Puerto Rico obliga a utilizarlo de forma responsable.

💬Ver 0 comentarios