Aura Lina Márquez Gómez

Tribuna Invitada

Por Aura Lina Márquez Gómez
💬 0

Instauración de la Constituyente recrudece autoritarismo en Venezuela

Pese al rechazo masivo, tanto nacional como internacional, sobre el resultado electoral carente de datos cuantitativos de la Constituyente venezolana, su instauración oficial desde el pasado viernes 4 de agosto es un hecho que ha comenzado a demostrar su autoritarismo. Elemento que intensifica las desventajas de la minimizada oposición y por ende, aleja todavía más la anhelada meta de una nación en libertad.

El pasado 30 de Julio, el gobierno convocó a unas votaciones que desde el principio presentaron aspectos dudosos. Un pre-ensayo que tuvo como urnas las cajas registradoras de la cadena de alimentos del Estado; aunado a otra serie de irregularidades presentadas el mismo día del sufragio, tales como la no presencia de testigos de mesa, la habilitación de centros de contingencia y la activación de solo el 50% de centros oficiales siendo 24 mil en total, pero que según el gobierno recolectaron el doble de los resultados de 2015 con 42 mil mesas activadas en aquella ocasión – últimas elecciones para representación del Parlamento en Venezuela.

Así mismo, la discordancia en la información oficial acerca del número de votos recolectados. Siendo dos millones menos de los ocho totales que declaró el gobierno, y que según la misma empresa que llevó a cabo el conteo automatizado del evento, se pudo comprobar una manipulación en los datos obtenidos.

Todos estos hechos y para quienes todavía mantienen una lealtad o aún más lamentable, creencia a ciegas de las buenas intenciones del mandatario venezolano por respetar la voluntad del pueblo, reafirman el interés totalitario y egoísta de una minoría con poder.

En suma a lo anterior y tras una semana del acto electoral, se siguen vislumbrando reacciones que demuestran el absolutismo en las decisiones de Estado. La destitución oficial de la fiscal general de la República, Luisa Ortega Díaz, quien fuera una de las primeras en negar la veracidad de los resultados; la detención y casi inmediata liberación de los dirigentes opositores Leopoldo López y Antonio Ledezma, así como la reciente represión al levantamiento militar en la ciudad de Valencia –Estado cercano a la capital venezolana y de tradición militar- son parte de lo que el gobierno asoma será un futuro radicalizado por la amenaza, el castigo y la no tolerancia.

En este punto y bajo este panorama, me pregunto cómo líderes de otras naciones que han intentado cambiar el pensamiento tradicional, se basan en simples suposiciones sobre la realidad venezolana. Me refiero en concreto a Pablo Iglesias Turrión del Partido de izquierda español Podemos e incluyo, a representantes de la izquierda latinoamericana, quienes en total ignorancia acerca de la actualidad y futuro de mi nación, se atreven a defender una figura no legal e injusta como la Constituyente.

Hasta el estadounidense Noam Chomsky, creyente de la ideología de izquierda, afirmó la existencia de un desvirtuado socialismo venezolano, el cual hoy se convierte en desgracia y pésimo ejemplo para la región latinoamericana.

Como reflexión final solo me resta afirmar que, la información es un poder y en ella radica la oportunidad de ser justos o injustos. Estar informados nos da derecho a opinar, a hablar y el que habla siempre será escuchado. En palabras de Gandhi: “Lo más atroz de las cosas malas de la gente mala es el silencio de la gente Buena”. Venezuela por favor sigue luchando, Venezuela por favor no te silencies.

Otras columnas de Aura Lina Márquez Gómez

💬Ver 0 comentarios