Jaime Lluch

Tribuna Invitada

Por Jaime Lluch
💬 0

Italia y nuestra isla

¿A qué se debe que algunos gobiernos democráticos funcionan mejor que otros? ¿Qué se puede hacer para que las instituciones democráticas                   funcionen mejor? ¿Cuáles son las condiciones para crear instituciones representativas robustas, efectivas, responsivas y eficientes?

En la política comparada, una de las respuestas más famosas es la del trabajo de Putnam/Leonardi/Nanetti. Veamos cuál es su respuesta para entonces poder reflexionar sobre el caso del gobierno puertorriqueño.

Putnam et al. estudiaron el caso de Italia durante 20 años. En Italia se dió un experimento natural comenzando con la década de los 1970s, cuando las 15 regiones ordinarias de Italia establecieron gobiernos regionales. Italia tiene unas grandes desigualdades: las regiones del norte, tales como Piemonte, Lombardia, y Liguria son más ricas que las del sur, tales como Puglia, Sicilia, y Calabria.

Pero el interés de Putnam et al. era explicar a qué se debe que los índices de desempeño gubernamental e institucional de las regiones del norte de Italia eran muy superiores al desempeño de las instituciones gubernamentales del sur. Hay dos explicaciones alternativas que ellos descartan: el diseño institucional/legal no puede ser la respuesta ya que en este caso el diseño era idéntico para las 15 regiones ordinarias, y el impacto de las condiciones socio-económicas no puede ser la respuesta. Encontraron, por ejemplo, que Lombardia y Piemonte eran más ricas que Emilia-Romagna pero esta última tenía índices de desempeño institucional superiores.

Así que los autores se centran sobre una explicación sociocultural: la cultura política, la riqueza del asociacionismo, y las tradiciones cívicas. En resumen, todos estos factores que tienen que ver con el compromiso cívico de una región es lo que explica la gran diferencia en el desempeño de las instituciones democráticas dentro de Italia. Encontraron que el sur de Italia tenía una cultura política poco cívica mientras que el norte se distinguía por una vida asociativa rica, un tejido social vibrante, una cultura de solidaridad, confianza mutua, y donde el compromiso con el dominio público pesaba más que el interés material individual a corto plazo.

Las comunidades no-cívicas tienen: una cultura donde el personalismo y el amiguismo son predominantes, el clientelismo es abundante, con relaciones verticales de autoridad y dependencia, jerarquías inamovibles, círculos sociales cerrados, una religiosidad ritualista, sindicalismo débil, y con partidos políticos extractivos. Se caracterizan además por actitudes de desconfianza social, miedo, corrupción, familismo amoral, criminalidad organizada, sálvese el que pueda, ley y orden/mano dura sobre la solidaridad social. Existe una dependencia vertical, una sociedad atomizada, y la gente se siente sin poder y nadie espera que el otro cumpla con la ley. En una frase: bajos niveles de capital social.

El gobierno de Puerto Rico no funciona bien: la AEE y la AAA son ineficientes, la legislatura deja mucho que desear, tenemos un gobierno que fue incompetente a la hora de gestionar la respuesta a la catástrofe, y todos los anteriores crearon la crisis fiscal. Ni los CESCO ni las lanchas a Culebra están bien gestionados.

¿A qué se debe todo esto? Puede ser que Putnam esté correcto: se debe a los bajos niveles de capital social en la sociedad puertorriqueña. En cuanto a los índices medibles de comunidad cívica, Puerto Rico se parece más a Puglia y Sicilia que al Piemonte, y San Juan, Ponce, Mayagüez son más como Palermo que como Turín.

Otras columnas de Jaime Lluch

viernes, 3 de agosto de 2018

Legitimidad y legalidad

El catedrático Jaime Lluch declara que es importante conocer mejor la variación interna dentro del nacionalismo sub-estatal, qué causa tal variación, y cómo evolucionan a través del tiempo tales orientaciones políticas

viernes, 6 de julio de 2018

Acaparando sueños

El profesor Jaime Lluch plantea la dificultad de movilidad social en los EE.UU. debido a la existencia de una meritocracia hereditaria que beneficia con creces a la clase media alta estadounidense.

💬Ver 0 comentarios